lunes, 15 de junio de 2015

Mermelada de tomate y albahaca, sin azúcar



Ahora que estamos entrando en la temporada de tomates, voy a aprovechar para hacer diferentes recetas como la que propongo hoy. Una fácil mermelada vegana sin azúcar, y lo que más me gusta, más sana y barata que si la compramos.

El agar-agar es un alga con un poder gelatificante más alto que la gelatina común (la cual se elabora por hidrólisis parcial del colágeno extraído de la piel, el hueso hervido y molido, las pezuñas, huesos, tendones, órganos y vísceras de ganado vacuno, porcino, equino y avícola). Te animo a que mires el proceso de elaboración tan divertido que tiene la gelatina común en Wikipedia.

No obstante, su alternativa vegetal, el agar-agar, posee proteínas, hidratos de carbono, fibra y minerales como el calcio, fósforo o potasio, entre otros. La fibra provoca suaves efectos laxante, por lo que si tienes problemas de diarrea frecuentemente, se desaconseja comerla porque podría ocasionarte más.

Además, es de destacar que con poca cantidad se consigue espesar muchísimo, por lo que hay que tener cuidado de no pasarse si no quieres crear un ladrillo con sabor a mermelada. Eso hace que sea rentable esta alga.


Tiempo: 30- 40 minutos
Coste: poco
Dificultad: para hipsters


Ingredientes para unos dos botes:

- 6-7 tomates grandes y maduros
- 1 clavo de olor
- 2-3 hojas de albahaca
- Zumo de medio limón
- Media cucharadita de agar agar
- Media cucharadita de cúrcuma
- Una pizca de nuez moscada
- Una pizca de sal marina de calidad (por favor, no compres la refinada)
- Sirope de agave (opcional)


1) Hacemos un corte en forma de cruz en cada tomate y los metemos en un caldero con abundante agua hirviendo y los dejamos unos 30 segundos. Hasta que veas que la piel empieza a levantarse. Los sacamos y dejamos enfriar un poco. Esto lo hacemos para pelarlos con facilidad. Los pelamos

2) En un caldero amplio metemos los tomates bien troceados, con el clavo, la sal, el limón, la cúrcuma y la nuez moscada. Dejamos a fuego medio, removemos bien y esperamos a que se empiece a deshacer el tomate. Removemos de vez en cuando. 

3) Cuando ya esté líquido el tomate añadimos la cucharadita de agar agar y removemos bien para que se deshaga y se mezcle adecuadamente y dejamos al fuego unos 20 minutos o hasta que esté el tomate bien deshecho (es importante que el tomate se mantenga caliente para que se deshaga bien el agar agar).

4) Cuando ya esté, apagamos el fuego y añadimos un chorro de sirope de agave si queremos endulzarlo (según nuestro gusto) y la albahaca bien picada. Removemos y metemos en botes de cristales bien limpios. Guardamos en la nevera.



*Si quieres puedes quitarles las pepitas con una cuchara tras pelar los tomate, en este caso tendrás que usar más cantidad de tomates.

* También puedes cerrar al vacío para consumir más adelante, pero para ello deberás esterilizar antes los botes de cristal.

*Si quieres, puedes hacer menos cantidad disminuyendo cada ingrediente.

Si te ha gustado esta receta por favor:

  • Hazla en casa. Nada como la comida casera.
  • Compártela con tu entorno.
  • Sígueme en las redes sociales.
  • Sé feliz.

Tranquilidad.


Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito