lunes, 15 de diciembre de 2014

Trufas de chocolate fáciles y crudiveganas sin azúcar

Trufas de chocolate fáciles y crudiveganas sin azúcar

Acabo de descubrir una receta salvavida para estas navidades. Son veganas, es decir, no se usa ningún alimento que proceda del animal, crudas y encima sin azúcar. Con lo cual son más sanas, naturales y ricas.


¿Por qué digo que es una receta salvavida? Pues porque a parte de ser más sana, como comenté, nos encontramos en una época en donde en vez de reinar la tranquilidad, paz y el buenrollismo (lo propio, vamos), reina la locura por las compras de los regalos, pensar en recetas, ir al supermercado, ver todo lleno de gente para arriba y apara abajo igual de loca que tú, gente que conduce de mal humor lo que provoca que las pitas no dejen de sonar (cosa peligrosa), excesos de comida y alcohol, reunirte con gente que a lo mejor no te apetece, hacer cosas que, a lo mejor, tampoco te apetece...en fin que parece que al final es un infierno vestido de colores vivos y villancicos.


PERO como dicen si quieres puedes. Y en mi caso, como comenté en el facebook del blog, QUIERO unas navidades tranquilas, bonitas, rodeada de mi gente a la que quiero muchísimo, intentado que sea lo más sana posible y no dejarme llevar por ese barullo infernal.

Sí, me gustaría hacer recetas diferentes y sanas, pero intentaré planificarme bien y no ir a los sitios concurridos en la medida en que pueda. Relax, peace and love my friend.

Después de todo este rollo, me refería a salvavidas porque el resultado son unas trufas ricas, rápidas y fáciles de hacer. Vale, tienes que esperar que repose en la nevera 30 minutos, pero a no ser que tengas que sujetar la nevera entre tus hombros, por lo general, es fácil de esperar y puedes aprovechar para hacer otra cosa.



Tiempo: 10-15 minutos + 30 minutos de reposo
Coste: poquito y quedarás como una Reina o Rey (lo siento si eres republican@ )
Dificultad: para todos los públicos. Yo creo que l@s niñ@s se lo pasarán genial si participan
Fuente: El blog Albahaca y Canela


Ingredientes para unas 20 trufas:

-150 g de dátiles sin hueso
- 15 ml de aceite suave
- 1 pizquita de sal
- 100 g de avellanas crudas (para la próxima yo añadiré mitad de avellas y mitad de almendras)
- 2-3 cucharadas de agua
- canela, vainilla, nuez moscada...
- 4 cucharadas de cacao puro
- cacao, coco rallado, nueces picadas, canela... para rebozar


Como dice ella en el blog de Alcahaca y Canela, se necesitará una picadora o procesador que triture bien, aunque igual se puede hacer mediante cuchillo, mortero y paciencia.

1) En el recipiente de la picadora metemos los dátiles troceados un poco y ponerlos. Luego añadimos el aceite, la sal, las avellanas, 2 cucharadas de agua, especias al gusto y cuatro cucharadas de cacao. Picamos unos segundos, removemos con una cuchara y volver a picar. Si vemos que está  muy seca la mezcla, añadimos otra cucharada de agua y volvemos a picar. Vamos viendo poco a poco si necesita más agua.

2) Como dice la autora del blog, <<se debe quedar una textura grumosa que al apretarla se vuelve compacta, ligeramente cremosa, maleable, húmeda pero no pegajosa en exceso>>. Ah, también es mejor probar para ver si nos gusta con más canela, chocolate o lo que nos pida el cuerpo.Dejamos reposar la masa en la nevera para que sea más fácil de manejar.

3) Pasado el tiempo de reposo, hacemos unas bolitas del tamaño que nos guste y rebozamos con los que queramos: coco rallado, chocolate, canela, nueces picadas o bien dejarlo tal cual.




Recomiendo no rebozarlas en exceso, como me pasó a mi, ya que si no dará mucho sabor, demasiado.


No te olvides, si quieres, de:

  • Comentar lo que te apetezca, eso me da vidilla.
  • Compartir con los tuyos si te hay gustado.
  • Seguirme en las redes sociales como facebook, instagram o twitter.
  • Y sí haces la receta me gustaría saberlo y que me mandaras una foto.


Ahora viene la música, <<la libertad se esconde en la música>> como dice Iván Ferreiro. 
Hablando de él, el otro día tuve la grandísima oportunidad de ir a un concierto suyo. Lo tenía pendiente desde hacía años.
Sé que hay cosas más importantes que un simple concierto, pero por fin se cumplió mi pequeño sueño.
Fue tan mágico e íntimo...
Fueron dos horas de concierto que parecieron minutos.
Su último disco no tiene desperdicio, pero encima tocó canciones míticas de él, así como versiones de otros grandes como 1999 de Love of Lesbian.
Así que no te extrañes si en las próximas entradas nada más que veas / oigas canciones de este genio.




Tendrás que hacerme tu baile especial






Image and video hosting by TinyPic

Seguir es muy bonito