jueves, 5 de junio de 2014

Papas viudas veganas (con mojo de tomate)



Un plato sencillo, económico y que alimenta cantidubi. No se puede pedir más... el único requisito indispensable es tener un buen pan al lado con el que rebañar el plato.

Pensaba que se trataba de un plato típico canario, pero leyendo en Wikipedia sobre las patatas viudas, según leo tiene origen castellano. 

Por lo visto, se denomina viuda a aquel plato de papas que no se encuentra acompañado de carne, es decir, vegetariano. Para mi, es todo lo contrario, se estaría ante un plato lleno de vida. Sin embargo, en muchas casas canarias se le suele echar, en concreto, carne de lata tipo Beef, que tiene más grasa que carne (todo hay que decirlo).

En mi casa se hacía bastante antes, por lo que tengo recuerdos de mi infancia unidos a este plato. No sé por qué se dejó de hacer. Si bien, ya no es un problema, porque ahora tenemos la versión vegana del plato, gracias a la soja texturizada (invento de dioses). 

A mi me Madre le quedaba muy bueno, pero como ella no estaba en el momento de cocinarlo, busqué una receta en el Rincón de Afi, para luego darle mi pequeño toque sin sufrimiento animal.

Tiempo: unos 45 minutos
Coste: poquísimo
Dificultad: para trolls con mocos

Ingredientes para 2-3 personas:

- 2 papas grandes (o 2 por persona si son pequeñas)
- 1 cebolla pequeña
- 2 tomates maduros (yo lo sustituí por una taza de mojo de tomate)
- 2 dientes de ajo
- 1 pimiento pequeño (rojo o verde)
- perejil (según lo que quieras)
- laurel (también lo que quieras)
- tomillo
- Casi una taza de soja texturizada
- 1 vaso de vino blanco 
- Pimentón
- Cúrcuma en lugar de colorante (¡No uses colorante por favor!)
- Guisantes
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta
- Agua



1) Picamos la cebolla, el tomate (si le pones mojo omítelo), el pimiento, el ajo y el perejil, lo sofreimos todo con un buen chorro de aceite en un caldero amplio. Pochamos con una pizca de sal para ayudar a que las verduras suden. Cuando se haya cogido algo de color añadimos la soja textirzada para que se vaya hidratando con el aceite y el sabor de la fritura.


2) Luego añadimos el mojo (si no has añadido los tomates), una cucharadita de pimentón, un poco de cúrcuma, el tomillo y la hoja de laurel. Movemos todo bien para que se mezclen todos los sabores. A continuación, añadimos las papas peladas y cortadas ni demasiado gruesas ni demasiado finas.

3) Movemos bien toda la verdura y añadimos el vaso de vino blanco. Dejamos que evapore un poco el alcohol y seguidamente cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego medio hasta que estén guisadas las papas. Para saber si están, pinchamos con un tenedor para ver si están tiernas. Cuando ya le quede poco para apagar el fuego, añadimos los guisantes (si ya están cocidos) y removemos.


Y listo. A disfrutar y mojar pan.

Como siempre, no te olvides de:
  • Comentar lo que te salga del alma.
  • Seguirme en las redes sociales.
  • Compartir con los tuyos si te ha gustado.


Y otra folía de la mano de los Sabandeños y más artistas.






Image and video hosting by TinyPic

martes, 3 de junio de 2014

Una tapa mega rápida: champiñones con mojo verde


El título ya lo dice, hoy: cómo hacer una tapa (o incluso una guarnición) súper rápida, sencilla y que queda de lujo. Me encanta el mojo, me encantan los champiñones, por lo que se trata de la combinación perfecta al paladar.

A veces pienso que soy mojo adicta, mojo yonki e incluso mojo camello (pues últimamente hago para que todas las semanas haya un botito de mojo en la nevera y así suministrar a mi familia el mojo semanal). No se me ofendan, que sé que el tema de la droga en muy serio.

En cuanto al valor nutricional de los champiñones, he podido leer en  Buenas Manos que 88-90 % de agua, 4 - 5 % de proteínas, 6 % de hidratos de carbonos, 0´3 % de grasas. Así, en cuanto a sus propiedades, leyendo esta web y Botanical:
  • Al contar con mucha agua y pocas grasas, las hace ideal para dietas de adelgazamiento.
  • Contiene mucho potasio, lo que facilita que no se retengan líquidos. Constituye el contrapunto del sodio (que provoca la retención).
  • Contiene, además, mucho fósforo, que ayuda a la formación de los dientes y huesos. Asimismo, también es bueno para las actividades mentales y evitar el estrés, manteniendo el organismo más tranquilo. Por eso, es bueno para estudiantes.
  • Posee mucho selenio, lo que le concede una importante propiedad antioxidante, previniendo la degeneración de las células por parte de los radicales libres. Además, gracias a este mineral, ayuda a una buena fertilidad tanto para hombres como a mujeres (ayuda a aumentar la testosterona y los espermatozoides, y a proteger los óvulos de los radicales libres). A su vez este mineral también ayuda a eliminar metales pesados del organismo, siendo recomendado a fumadores o personas que viven en ciudades muy contaminadas.
  • Son ricos en vitamina B, en concreto en riboflabina (B2) y niacina (B3). La riboflabina es interesante para salud del cabello, ayudando al crecimiento o frenando la caída; la salud de las uñas, huesos, aumenta las defensas, es buena para los ojos y los nervios.



Tiempo: 10 minutos de reposo + 5 o 10 minutos al fuego
Coste: poco
Dificultad: para personas mojistas.

Ingredientes:

- Champiñones
- Mojo, puede ser verde de cilantro, de albahaca, de perejil, rojo de tomate (o el que quieras, por cada persona hay un mojo diferente)
-Cariño

1) Lavamos bien los champiñones y los laminamos.

2) En un bol amplio metemos los champiñones y el mojo (según gusto, yo como yonki mojil, añado bastante), removemos y mezclamos bien. Se deja reposar unos minutos para que se mezclen los sabores, es decir, se trata de un adobo a base de mojo.

3) En una sartén metemos todo (no se añade aceite pues ya lo aporta el mojo) y dejamos que se hagan a fuego medio durante 5 a 10 minutos. Como te guste.

Y ya, más fácil imposible.

* Es importante que laves bien los champiñones porque siempre trae tierra. Yo corto la base del tallo que tiene tierra y los pongo en un bol amplio con abundante agua (a veces le añado un poco de vinagre). Se deja unos minutos en remojo para que la tierra se vaya aflojando. Quitamos esa agua y volvemos a lavar un poco.




Y como siempre:

  • No te olvides de comentar lo que quieras.
  • Seguirme en las redes sociales.
  • Compartir con los tuyos si crees que le puede interesar a alguien.
Tú me das vidilla.

He pensado que ésta, sería la semana de la folía. La folía canaria (pues tiene orígenes portugueses, aunque se comenta que es la única que perdura hoy día), es el estilo regional más antiguo de los que disponemos. Como he leído en Cultura Tradicional GC, <<La folía más que un canto es una exteriorización de los sentimientos y es por eso por lo que tiene ese carácter tan particular>>. También dice que existe tantos tipos de folias como islas, e incluso como cantantes.

Me encanta.



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 2 de junio de 2014

Los beneficios de la papaya para la piel

Foto vista aquí


Una mascarilla sencilla, rápida y efectiva para cuidar la piel, encima barata y natural. ¿Puede ser más perfecto?

A eso hay que añadirle que aquí en las islas Canarias, es una fruta muy de la agricultura nuestra. Así que orgullo papayero.

Esta forma de cuidarme la piel la supe no hace mucho gracias a mi segunda familia como nos llamamos. Se trata de la familia de una buena amiga mía de hace muchísimos años. Más buena gente imposible, es una familia de 10. Encima saben muchísimo de cuidados naturales, entre otra mil millones de cosas. Me siento afortunada de que formen parte de mi vida.

La papaya es un alimento muy bueno si lo consumimos, pues ayuda a hacer la digestión, es aconsejable para personas con problemas de estómago, para evitar los gases, la gastritis, ayuda a reparar las úlceras gástricas, es un buen antienvejecimiento y un largo etc. Sería interesante dedicarle una entrada a parte sobre su uso interno.


Papaya gomera vista aquí
En este caso me centraré en la aplicación externa. Así, comienzo a enumerar los beneficios sobre la piel:

  • La papaya contiene papaína, una enzima que además de asimilar la proteína, la convierte en una fruta aconsejada a la hora de ser aplicada sobre la piel, ya que elimina las células muertas. Con ello, se evita la aparición de espinillas o puntos negros.
  • Gracias a lo anterior,  es bueno para combatir el acné.
  • Es útil en tratamiento cicatrizantes, para las heridas en general.
  • Al blanquear la piel es buena para la eliminación manchas faciales.
  • Buen bactericida, lo que ayuda a evitar infecciones cutáneas.
  • Hidrata la piel cantidubi.

¿Cómo hacer una mascarilla de papaya?

La manera de la familia Fuentes y es la que me encanta porque es súper sencilla y encima es una forma reciclar/aprovechar, se hace de la siguiente forma: cuando vayas a comer la papaya, no tires la piel. Lo que hago es antes de ir a la ducha me paso la parte de dentro de la piel (es decir, la que tiene algo de pulpa) por la zona a tratar (en mi caso la cara) y dejo actuar de 5 a 15 minutos. Luego me ducho y listo. Más fácil imposible.

Contra el acné, he visto una mascarilla en Belleza Innatia, bates: dos rebanadas de papaya, una cucharada de avena y un poco de agua (si fuera necesario), hasta obtener una mezcla homogénea. Te aplicas y dejas actuar durante 15 minutos, la retiras con agua tibia. 
*Si la pruebas me gustaría que me comentaras, para saber qué tal (nunca la he hecho pues no tengo acné).

Fuente: La Familia Fuente, Naturbelleza,  Belleza Innatia.

Y aquí el señor Imanol Arias poniéndose las botas cuando vino a aquí a grabar el programa Un País para comérselo.




Gran vídeo: grandes cantantes y grandes músicos canarios.




<<Mi Madre me dio el ser, 
y una patria no se deja.
La planta cuanto más vieja, más se debe de querer>>


Me encantan las folías, no hay nada más bonito que una folía. 
Image and video hosting by TinyPic

Seguir es muy bonito