viernes, 10 de octubre de 2014

Gazpacho de tunos (de higo pico, higo chumbo)


Aquí sigue haciendo algo de calor, y por tanto, una se debe refrescar con un plato frío, rico y completo como este gazpacho de tunos completamente vegano. Se hace en un momento y es más que fácil de hacer. Además de original, pues yo no había usado nunca el tuno para cocinar un primer plato.


En Gran Canaria se le llama tuno al fruto de la tunera (de la familia de los cactus), si bien, en otros sitios como en Tenerife se le llama higo pico, en la península higo chumbo, higo de tuna, y un largo etc. Aquí es tuno de toda la vida.



Yo creo que debe de ser la temporada porque estoy viendo en  las fruterías muchos tunos. Si bien, nuestra tierra se caracteriza por haber gran cantidad de tuneras por doquier, cuyos frutos al no ser recolectados terminan pudriéndose. Ya verán, algún día me equiparé con unos buenos guantes, alguna pinza, una bolsa chachi y me iré a cazar tunos por las montañas. Y no pararé hasta que me llamen la CazaTunos o la Niña Tuno (aún estoy pensando qué nombre tiene más tirón).






El caso es que es una fruta muy beneficiosa para nuestros lindos cuerpos, según leo en Botanical y en Nutrición y Alimentación:


  1. Excelente fuente de antioxidantes, como la vitamina C, betacaronteno y tocoferol, eliminando los radicales libres de nuestro cuerpo.
  2. Tiene un contenido equilibrado de azúcares: fructosa, sacarosa, galactosa y glucosa, lo que lo hace apropiada para combatir las fatigas y ser de fácil digestión.
  3. Por lo visto, estudios han demostrado que tiene efecto hipoglucemientas, lo que lo hace beneficioso para regular el azúcar en sangre de aquellas personas que padecen diabetes tipo II.
  4. Aporta flavonoides, siendo adecuado para una correcta salud del corazón y de las arterias.
  5. Al ser bajo en grasas es ideal para personas con problemas de higado y que quieran adelgazar, ya que ayuda a eliminar toxinas.
  6. Elimina la acidez estomacal.
     *A pesar de que he leido que previene el estreñimiento, por su parte también he leido que                precisamente sus pepitas lo provocan. ¿Quién sabe de esto y me puede confirmar?



Esta receta la he sacado de un libro que se llama Canaritapa, del chef Rogelio Quintero. La cosa fue que hace como 4 o 5 años vi este libro en la biblioteca y me maravilló. 

Tiene unas recetas la mar de originales, mezclando productos y recetas típicas canarios, con la cocina innovadora. Además sus fotos son una delicia, te hace salivar nada más ver el plato (la bibliotecaria me miró mal al ver el libro todo babeado).

 Hace unas semanas volví a verlo en una bilioteca que tengo cerca de casa y no me pude resistir a volver a sacarlo. Sin embargo, tuve que devolverlo antes de apuntar los ingredientes y el procedimiento exacto, así que con lo que recordaba hice la receta. No quedó nada mal asunto.






Tiempo: 15- 20 minutos + unas horas en la nevera
Coste: ¡poquísimo!
Dificultad: si te pones guantes, estaremos a salvo.

Ingredientes:
- 4 tomates maduros
- 300 gr de tunos (usé los amarillos)
- Un trozo de pimiento rojo
- Un vaso de agua
- 3 cuchardas de aceite de oliva
- 1 ajo pequeño (sin el germen)
- 1 de vinagre
- Sal y pimienta

*Antes de pelar los tunos, los dejamos en remojo un rato para que vaya soltando las púas sueltas. Quitamos el agua, y con unos guantes (pueden ser los tipicos de cocina o de latex) vamos pelándolos.

1) Batimos bien los tomates con los tunos pelados y el pimiento hasta obtener una mezcla homogenea. Yo lo colé para quitar las pepitas del tomate  y de los tunos. Luego le añadí el ajo y el resto de ingredientes y batí un poco.

2) Metemos en la nevera durante unas horas y listo para servir bien fresco.




Este grupo lo he repetido mil veces ya en el blog. Pero es que es tan maravilloso que me tiene chiflada de fanatismo. 









Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito