jueves, 5 de junio de 2014

Papas viudas veganas (con mojo de tomate)



Un plato sencillo, económico y que alimenta cantidubi. No se puede pedir más... el único requisito indispensable es tener un buen pan al lado con el que rebañar el plato.

Pensaba que se trataba de un plato típico canario, pero leyendo en Wikipedia sobre las patatas viudas, según leo tiene origen castellano. 

Por lo visto, se denomina viuda a aquel plato de papas que no se encuentra acompañado de carne, es decir, vegetariano. Para mi, es todo lo contrario, se estaría ante un plato lleno de vida. Sin embargo, en muchas casas canarias se le suele echar, en concreto, carne de lata tipo Beef, que tiene más grasa que carne (todo hay que decirlo).

En mi casa se hacía bastante antes, por lo que tengo recuerdos de mi infancia unidos a este plato. No sé por qué se dejó de hacer. Si bien, ya no es un problema, porque ahora tenemos la versión vegana del plato, gracias a la soja texturizada (invento de dioses). 

A mi me Madre le quedaba muy bueno, pero como ella no estaba en el momento de cocinarlo, busqué una receta en el Rincón de Afi, para luego darle mi pequeño toque sin sufrimiento animal.

Tiempo: unos 45 minutos
Coste: poquísimo
Dificultad: para trolls con mocos

Ingredientes para 2-3 personas:

- 2 papas grandes (o 2 por persona si son pequeñas)
- 1 cebolla pequeña
- 2 tomates maduros (yo lo sustituí por una taza de mojo de tomate)
- 2 dientes de ajo
- 1 pimiento pequeño (rojo o verde)
- perejil (según lo que quieras)
- laurel (también lo que quieras)
- tomillo
- Casi una taza de soja texturizada
- 1 vaso de vino blanco 
- Pimentón
- Cúrcuma en lugar de colorante (¡No uses colorante por favor!)
- Guisantes
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta
- Agua



1) Picamos la cebolla, el tomate (si le pones mojo omítelo), el pimiento, el ajo y el perejil, lo sofreimos todo con un buen chorro de aceite en un caldero amplio. Pochamos con una pizca de sal para ayudar a que las verduras suden. Cuando se haya cogido algo de color añadimos la soja textirzada para que se vaya hidratando con el aceite y el sabor de la fritura.


2) Luego añadimos el mojo (si no has añadido los tomates), una cucharadita de pimentón, un poco de cúrcuma, el tomillo y la hoja de laurel. Movemos todo bien para que se mezclen todos los sabores. A continuación, añadimos las papas peladas y cortadas ni demasiado gruesas ni demasiado finas.

3) Movemos bien toda la verdura y añadimos el vaso de vino blanco. Dejamos que evapore un poco el alcohol y seguidamente cubrimos con agua y dejamos cocer a fuego medio hasta que estén guisadas las papas. Para saber si están, pinchamos con un tenedor para ver si están tiernas. Cuando ya le quede poco para apagar el fuego, añadimos los guisantes (si ya están cocidos) y removemos.


Y listo. A disfrutar y mojar pan.

Como siempre, no te olvides de:
  • Comentar lo que te salga del alma.
  • Seguirme en las redes sociales.
  • Compartir con los tuyos si te ha gustado.


Y otra folía de la mano de los Sabandeños y más artistas.






Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Pues mi madre no le pone esa carne, aunque si la usa más de lo que me gustaría. Ella las prepara alternando capitas de papas con rodajas huevo duro. pa mi que así le salía más barato alimentar a la tropa, jaja
    De todas formas, estas tuyas tienen una pinta tremenda y con el mojito de tomate le aportarías un sabor genial
    Besitos ventoleros

    ResponderEliminar

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito