jueves, 1 de mayo de 2014

Tortilla de papas vegana, es decir, sin huevos





A continuación les comento mi expereriencia a la hora de hacer una tortilla totalmente vegana y que llega a parecerse en forma y sabor a la original.

Gracias a esta receta veo el mundo más bonico si cabe, pues la tortilla me encanta, muchos ya lo saben. Si bien, como estoy tendiendo a la veganización, debo experimentar para que mi dieta sea equilibrada, buena y feliz para todos. De todas maneras, a malas en casa tenemos huevos camperos, que por lo menos son un poco más respetuosos con el trato a la gallina (ya les hablaré sobre eso).

Aún así, si lo tuyo es únicamente la tortilla tradicional, ¿sabes qué clase de huevo compras? Sería interesante que lo supieras.


Tiempo: lo que tarde una tortilla convencional. Si nunca la has hecho házmelo saber.
Coste: poco
Dificultad: para los que tengan sartenes antiadherentes y bíceps contundentes para darle la vuelta a la sarten.
Fuente: Hiulits Cuisine, es todo un descubrimiento maravilloso.

Ingredientes para 4:

- 3-4 papas
- 1-2 cebollas
- 1/2 calabacín
- 8 cucharadas de harina de garbanzo (65 g aprox)
- 16 cucharadas de agua fría (250 ml aprox)
- 2 cucharaditas de sal
- Aceite de oliva

*Se puede usar 4 cucharadas de harina de garbanzo y 4 de harina tipo maicena o de arroz.
*Si quieres quitarle el sabor de la harina de garbanzo puedes añadir una cucharadita de vinagre a la mezcla.
*Para darle más esponjosidad se le puede añadir una cucharadita de bicarbonato.


Al lío:
  1. Pelamos y lavamos las papas, las cebollas y el calabacín. Se puede cortar tanto en láminas como en dados (cada maestrillo tiene su librillo). 
  2. Calentamos abundante aceite en una sartén y ponemos a freír las papas a fuego medio.
  3. A media cocción añadimos la cebolla y el calabacín. Freímos todo junto hasta que la papa se empiece a deshacer.
  4. Cuando esté todo cocido, escurrimos con un colador o en un plato con papel absorbente y reservamos. Colarmos el aceite restante de la sartén.
  5. En un bol amplio, batimos las harinas con el agua hasta que no queden grumos. Añadimos las papas, la cebolla y el calabacín en el bol y mezclamos bien.
  6. Ponemos unas gotas de aceite en la sartén, vertemos la mezcla y repartir por toda la sartén.
  7. Cocinamos a fuego medio, vamos a ir moviendo la sartén para que no se pegue la tortilla. Cuando empiece a tener consistencia (o las esquinas estén doradas), damos la vuelta utilizando un plato y cocinamos el otro lado.
*Se le pueden dar las vueltas que se quiera, hasta que quede dorada por ambos lados.





La harina de garbanzo la podemos encontrar en:

  • Grandes supermercados, como Carrefour, Alcampo (¿Mercadona?)
  • Herbolarios
  • Supermercados ecológicos
  • Supermercados orientales (chinos e indios)
¿Dónde más?


Pretendo llevarla a una caminata + pateo por la isla que haremos el viernes, espero que no lean la entrada antes de ese día porque no pienso decir que no contiene huevos. Esperaré que se la coman enterita a ver si pican.

Parece que he proclamado la semana de Sigur Ros. ¡Pero qué bonicas son sus canciones, oye!


Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. Doy fe de que está riquísima,no se nota para nada que no tiene huevo..lo notaron tus amigos el viernes?? La harina de garbanzo es fácil de conseguir?? Muakkk!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay gracias Nadia! :) Me alegra de que te gustara. No, no lo notaron, lo comenté después de que se la comieran todita.

      Ya he añadido dónde conseguir la harina de garbanzo

      un besazo !!! :)

      Eliminar
  2. A parte del tema culinario (papeasso)... no sólo es un temasso el de los islandeses, sino que el videoclip está hecho para dejarte volando. Gran post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar jm :)

      Me alegra muchísimo que te guste la entrada del blog! Y sí, la canción y el videoclip son tremendos, me encantan desde hace bastantes años y no me canso de escucharla, verlo!

      Un abrazo!! :)

      Eliminar

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito