miércoles, 17 de julio de 2013

Empanada de verdura y disfruta de la vida



¡Qué rápido se vive! En este mundo en que "vivimos", se está siempre muy ocupado; tenemos poco tiempo para hacer las cosas, y para cocinar menos aún, ¿qué desayuno? un "zumo de naranja" de tetrabrik, café con leche y un bollo refinado. Salgo y en la calle, tengo que sortear a la gente frenética que, como yo, corren para llegar a sus respectivos destinos, (incluso aquellos que no tienen prisas,  ¡se debe correr igualmente!) Me subo en el metro y diviso un asiento libre, una señora mayor y yo nos miramos a los ojos directamente (no iba a ser al pompis), miramos nuevamente al asiento en cuestión y comenzamos el mortal combat la gran lucha por él, mientras empujamos a aquellos obstáculos (personas que se encuentran de pie) para conseguir el tan preciado premio. Por fin, consigo dar un codazo en el ojo a la señora, lo que la deja loca en el suelo, y me siento tranquilamente como si no hubiera pasado nada, saco mi libro y leo, ejem. Salgo del metro y sigo corriendo, y llego a mi destino, con un preinfarto, pero lo que importa es que he llegado a mi destino. Llega el mediodía y ¿qué como? de primero, una menestra de verduras congeladas y de segundo empanadillas de atún congeladas con papas fritas congeladas... Y así todo el tiempo, todos los días. ¿Se puede considerar vida?

Se que muchas veces es inevitable, pues aquellos afortunados que tienen trabajo, hijos, responsabilidades, no les queda otra. Sin embargo, creo que muchas veces debemos intentar parar un momento y preguntarnos si estamos bien así, si igual por la inercia estamos yendo de prisa incluso en momentos en los que se puede ir despacio y con calma.

Todo este rollo viene, porque mientras estaba cocinando con gusto y sin prisas esta receta,  me acordé de un movimiento llamado slow food, que como su nombre indica, es todo lo contrario al fast food y a la fast life. Lo descubrí hace unos años cuando por casualidad vi un documental sobre esto en la tele.

Viendo la web de la organización sin ánimo de lucro de Slow Food España, leí que <<Slow Food supone dar la debida importancia al placer vinculado al alimento, aprendiendo a disfrutar de la diversidad de las recetas y de los sabores, a reconocer la variedad de los lugares de producción y de los artificios, a respetar el ritmo de las estaciones y del convite>>

Sin más dilaciones, voy con la receta de hoy.

Tiempo: 1 hora y media aprox.
Coste: poco
Dificultad: para personas muuuuy humanas.

Ingredientes:

- Dos láminas de hojaldre (se podría hacer, pero en mi caso las tenía ya compradas, jijiji)
- Una cebolla mediana
- Un calabacín mediano
- 100 gr de champiñones en laminas
- Un vaso de tomate triturado
- Un chorrín de vinagre de vino blanco
- Un chorrín de vino blanco
- Una pizca de azúcar
- Sal y pimienta
- 4-5 hojas de albahaca fresca, bien limpias y secas
- Queso rallado
- Aceite de oliva

* Un poco de agua o un huevo para pintar el hojaldre
** Todo ello mientras te bebes una litrona tú sol@.

1) Cortamos en juliana fina la cebolla y la ponemos a sofreír a fuego lento con el aceite de oliva (obviamente). Cuando empiece a transparentar le añadimos los champiñones y el calabacín cortado en láminas finas, además del chorrín de vinagre y el vino. Todo a fuego lento y removiendo de vez en cuando, durante unos 30-40 minutos.

2) Cuando esté todo pochado, añadimos la albahaca picadita, removemos y añadimos el vaso de tomate, la pizca de azúcar, la sal y la pimienta. Dejamos a fuego lento unos 7-10 minutos. Apagamos el fuego y dejamos enfriar un poco.

3) Extendemos bien la primera lamina de hojaldre, añadimos encima el relleno anterior, el queso rallado y luego la otra lámina por encima de éste. Vamos cerrando los bordes con cuidado y mimo. Pincelamos con huevo o agua y la pinchamos con un tenedor por arriba para que no se forme burbujas dentro de la masa.

4) Metemos en el  horno con calor arriba y abajo durante 20-25 minutos, o hasta que esté dorada.

Y ya tenemos nuestra empanada slow food. ¿Qué te parece? Si te gusta házmelo saber, en facebook, twitter o por aquí mismo.

Necesitamos buscar nuestra tranquilidad, sólo (que no es poco) es cuestión de poner de nuestra parte.

Un gran abrazo virtual y buena semana.







4 comentarios:

  1. Me ha encantado tu empanada, muy rica. Lo he leido todo lentamente mientras he escuchado la canción así que he tenido mi momento de relax, por todo ello te doy las GRACIAS!!!! y besos

    ResponderEliminar
  2. una receta fantastica y un movimiento que me encanta...hay que vivir despacio y disfrutar de cada momento, cocinar y luego poder disfrutar de esta empanada de fruta debe ser una gozada! tiene una pinta super rica...un besote

    ResponderEliminar
  3. me encantan tus reflexiones, y esta mucho más, la comparto totalmente, aunque muchas veces es imposible desconectar y llevar una slow life! suuper rico como siempre, superándote!! =) muakkk!!

    ResponderEliminar
  4. Una empanada buenísima! me la apunto para una de estas cenas!

    ResponderEliminar

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito