lunes, 10 de diciembre de 2012

Bizcocho / Pan tostado...gastemos con cabeza.


¿Vieron el programa de Jordi Évole de ayer? Se titula Con la comida no se juega, pincha aquí para verlo. Lo recomiendo totalmente, estuvo interesante, además de ser una tirada de orejas para todos (para mi, para ti, para todos) Hace unos años leí en el periódico que cada español tiraba de media de 130-150 kilos de comida al año (si no recuerdo mal) Me impactó tanto que me puse manos a la obra a la hora de hacer la comida y aprovecharla al máximo, tirando lo más mínimo posible...

De eso ha pasado ya tiempo, debía Jordi recordarme nuevamente la barbaridad que hacemos en casa, pues no somos conscientes totalmente de la cantidad de comida que tiramos.

El programa a parte de informar sobre esta práctica que hacemos casi sin querer, nos hablaba de cómo los supermercados nos venden las frutas y verduras, eligiendo aquellas de aspecto bonito y parecidas entre sí, por lo que para conseguir eso, el agricultor debe cultivar gran cantidad y así poder elegir y estudiar la apropiada, tirando la que no reúna las condiciones físicas, aún teniendo el mismo sabor. Ello provoca que se desaproveche mucha comida, pero la culpa no está sólo en los supermercados, a nosotros nos gusta ver que el supermercado dispone de mucha cantidad de comida, para tener dónde elegir, y no tener la sensación de que nos llevamos lo que nadie quiere. Además, elegimos la fruta más bonita y con un tamaño adecuado, discriminando las que no nos llame la atención.

Todo ello, provoca una cadena de despilfarro cuyas consecuencias debemos cambiar, pues por otro lado, está la otra cara de la moneda, es decir, aquellas personas que no solamente no tienen posibilidad de elegir, sino que difícilmente pueden obtener comida por sus propios medios. Los bancos de alimentos han aumentado el número de personas a las que ayudan aportando comida, viéndose desbordados. No estamos hablando de países subdesarrollados, que eso es otro tema a tratar (pues en el programa se dijo que con todas las toneladas de comida que se tira en América y Europa se podría alimentar el mundo entero), sino de personas que se encuentran en España.

Tema que cuanto menos hay que meditar ¿no crees? Pero no solamente en esta época navideña, creo que debemos concienciarnos y actuar el resto del año... ¿Tú qué piensas?

Bueno, como esto es un blog de recetas, aportaré una de reciclaje, la más fácil del mundo mundial, así aprovechamos el pan que se vaya quedando duro. Ya comenté en alguna receta anterior, que los canarios, por lo menos los de mi isla Gran Canaria :), llamamos bizcocho al pan tostado (pues bizcocho quiere decir, doble horneado) y al bizcocho, como el concepto que tienen en la península, lo llamamos queque.

Tiempo: 10 minutos como máximo
Coste: lo que te cueste el pan y la energía que consuma el horno
Dificultad: cortar y hornear

Ingredientes:

-Pan "viejo"

*Opcional:
Para darle más sabor: aceite de oliva, ajo, perejil, salsa de tomate...lo que se te ocurra. He usado ajo, perejil y romero.

1) Cortamos el pan en rodajas finas.

2) En un mortero machacamos el ajo junto con el aceite, perejil y romero.

3) Yo embadurné por ambos lados la mitad de las rodajas con el mejunje anterior, y la otra la dejé tal cual. Pan bizcochado clásico.

4) Metemos al horno a 180º  durante 5 minutos por un lado, 5 minutos por otro. El tiempo es orientativo, pues si ves que ya está dorado sacas y listo.

¿Qué te parece?

Vamos a gastar con cabeza, ¿sí?

Bueno, una canción molona para empezar el lunes con ánimo :)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito