sábado, 7 de abril de 2012

Crumble de manzana y pera


Bufff, se trata de esos descubrimientos agradables que el mundo culinario tiene reservado para mi, así como quien no quiere la cosa. Me encanta. Leí que se trata de una receta inglesa,  de esas que fueron inventadas para aprovechar la comida, me encanta.

Había visto en varios blogs distintas recetas de crumble, de manzana, de uva, de fresa, etc. La que he hecho es la de El Comidista (quien no lo conozca que tenga cuidado, se mete en los sueños de sus lectores sin permiso).  Me encanta la receta.

¿He dicho que me encanta? Lo he acompañado con un poco de helado de vainilla que tenía olvidado en el congelador, muy buena combinación, pues el crumble se suele comer caliente, la mezcla con el helado queda genial. Me encanta

Ingredientes para 4 personas (yo he usado la mitad pues para mi sola, ya me vale tanta comida)


Copio y pego los ingredientes (¡jojojo qué choriza soy! )

Frutas
  • 3 peras conferencia (he usado 2 pequeñas)
  • 3 manzanas golden (he usado una granny smith, de las ácidas ñam)
  • 1 limón (usé una naranja)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharadita de mezcla de 4 especias (canela, clavo molido, pimenta, nuez moscada) (puse un poquito más de cada)
Reducción de vinagre
  • 100 ml. de vinagre balsámico de Modena
  • 25 gr. de azúcar moreno (usé blanquilla )
Cobertura
  • 150 gr. de harina
  • 100 gr. de mantequilla muy fría (margarina)
  • 50 gr. de azúcar

Una vez que hube cambiado casi todos los ingredientes procedí a hacer el delicioso crumble (me encanta)

1) Empezamos haciendo la reducción de vinagre. En un caldero pequeño metemos el vinagre y el azúcar y dejamos que reduzca a fuego lento, hasta que tenga la consistencia de un jarabe. Yo creo que me pasé y lo dejé más de lo necesario.


2) Por otro lado, pelamos y cortamos en cuadrados pequeños la manzana y la pera, unos dos cm. En un bol, las metemos ahí mezclado con el zumo de una naranja, removemos bien para que no se vayan ennegreciendo.  Mezclar con las especias y por último con el azúcar. Precalentamos el horno a 190º


3) En otro bol grande, mezclar la harina con la mantequilla muy fría (yo la metí unos minutos en el congelador). Mezclar con las manitas limpitas eh, que luego no se diga que somos unos guarros. Tenemos que conseguir una textura, como dice Mikel El Comidista, arenosa, como si fuera arena gruesa.


4) Pintamos el fondo de un molde para horno con la reducción de vinagre (si te ha pasado como a mi y se ha solidificado, calentamos un poco, añadimos la fruta con un poco de zumo y por último cubrimos con la mezcla de la mantequilla y la harina.


5) Metemos en el horno unos 45 o 50 minutos, hasta que esté dorada la parte de arriba.



Estas fotos son de antes de meterlas al horno eh, que nadie se confunda.


Ajá


Oh ¿qué veo?


Me lo comí todo en unas horas, pensando que iba a sobrar hasta para el día siguiente por lo menos, haciéndome la idea de que lo iba a meter en la nevera y no se cómo iba a quedar. ¡Qué gorrina mantecosa que soy!


Buena, les dejo una canción que me gusta mucho, y así olvidar el atracón que me pegué ayer.


2 comentarios:

  1. Este tipo de postres son para empezar y no parar. Gracias por tu visita y tu comentario. Saludos, Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, empecé a comer y no hubo vuelta atrás!! Un saludo Alicia! :)

      Eliminar

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito