lunes, 12 de marzo de 2012

Croquetas de morcilla y queso fresco



Pues le estoy cogiendo gustillo a esto de los restos. ¿Les he dicho alguna vez que me gustan las croquetas? Pues sí, dos entradas de croquetas seguidas, y dime algo. Buscando por nuestra vacía nevera, siendo domingo es comprensible, encontré un poco de morcilla y un vasito pequeño de queso fresco tipo burgos, así que decidí unirlo a ver qué tal.

Tiempo: unos 45 minutos
Coste: pues no mucho
Dificultad: como siempre hijo poca, ¡sé que puedes!


Ingredientes:

-Un poco de bailoteo como el de Lonely Boy de Black Keys  (ouuuuuuuuuuhhh yeah move it baby ! )

- Bechamel espesa con pimienta y nuez moscada

- Un trozo de morcilla (la mía era de cebolla), si es canaria
con sus frutos secos, tiene que quedar increible.

-  Un vasito de queso fresco (o tierno)

-  Pan rallado

- Un huevo


De guarnición lo que tú quieras, yo lo acompañé con arroz blanco especiado, pero unas papitas fritas también le viene que ni pintao'. Algo tan sencillo como las papas fritas, me vuelve loca, uno de mis platos favoritos con unas buenas salsas, buff.

Al lío:

1) Hacemos la bechamel (si quieres saber cómo hacerla pincha aquí, al final de la entrada te digo),  e incorporamos la morcilla habiendo quitado la piel, la desmuzamos y la incorporamos a la bechaemel con el queso fresco. Lo mezclamos bien.

2) Le damos la forma que queramos (redondeadas, cuadradas, en forma de coche, de Torre Eiffel...) las pasamos por huevo, pan rallado y las freímos en abundante aceite bien caliente.

3) Las acompañamos de nuestra guarnición que más rabia nos dé y salimos corriendo a comer.

Es un pelín fuerte de sabor, pues la morcilla que compré es lo que tiene, pero quedó bastante buena.

Parecen sesos de mono a lo Indiana Jones





ÑAMMMM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito