lunes, 23 de enero de 2012

Queque de naranja y mi canción favorita de The Beatles :)





Hoy les traigo un pequeño queque (traduzco: bizcocho) de naranja, y sí que sabe a naranja, nadie te lo negará. A mi personalmente me gusta mucho el queque o magdalena con sabor a naranja, aunque en este caso, quizá sabe demasiado, ahora les cuento porqué...

La receta la he sacado de Isasaweis, la encontré por pura casualidad. En la web hay un video con todo bien explicadito, con una paciencia y un cariño... así da gusto .




 
Como podrán observar en la foto, no es un queque muy alto, y además al sacarlo del molde quiso salir de él trágicamente, qué le vamos a hacer... Pero por supuesto le quise igual y con vasico de colacao cayó


Ingredientes:
Una naranja, bien limpia
70 ml de aceite de girasol
3huevos
170gr de harina
1 sobre de levadura
250 gr de azúcar

Al lío:
1) Lavamos la naranja muy bien, si quieres puedes coger un cepillo de dientes o uno para las uñas para lavarla, pues la usaremos con piel (en mi caso tenía más parte blanca de la piel de lo deseado, quizá por eso en algunas parte sabe un poco amargo). Cortamos la naranja en cuadritos y la depositamos en un bol junto con el aceite, los huevos y el azúcar, y batimos con cuidado para no formar un Miró en la cocina, que si no nos crujen, no queremos eso ¿verdad? Batimos todo hasta que forme un masa homogénea.

2) Tamizamos (pasar por un colador fino) la harina y la levadura en el bol de la mezcla anterior. Removemos bien haciendo movimientos circulares hasta que todo esté mezclado.

3) Cogemos el molde y lo untamos con un poco de aceite, repartimos bien con una servilleta de papel, así procuramos que todo el molde esté con aceite pero sin exceso. Además espolvoreamos con un poco de harina y esparcimos también por todo el molde dando pequeños golpe al mismo para que quede bien espolvoreado. Con esto conseguimos que no se pegue al molde y saquemos con facilidad el queque(aunque en mi caso me tocó un disgusto)

4) Metemos el molde en el horno precalentado previamente a 180º, con calor arriba y abajo, unos 40 minutos. Es importante que no abramos la puerta del horno durante el tiempo de horneado, para evitar que se vaya el calor y así se hunda cual España. Cuando haya pasado el tiempo, apagamos y dejamos el molde en el horno con la puerta abierta, para que se vaya "aclimatando" poco a poco.

¡Y corre a comer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito