miércoles, 11 de enero de 2012

Mussaka con Nina Simone




Hoy, dedicaré esta entrada a una receta la mar de buena. Es un plato que recomiendo, está increiblemente bueno y además sanote. Nos gustó bastante, la repetiré.

Sí, calidad mierdonga...Estoy por contratar un fotógrafo.

Según nuestra querida y odiada a partes iguales Wikipedia, se trata de un plato procedente de los Balcanes y Oriente Medio, hecho a base de berenjenas, cuya versón más conocida es la receta griega. Después de probar la congelada del Carrefour en repetidas ocasiones, la cual se trata de bechamel gustosa con alguna cosilla de por medio, he decidio hacer yo misma una mussaka

Por mi parte he de decir que se tarda su tiempo (por lo menos yo tardé un ratito), pero con cariño y dedicación harás un plato deliciosamente delicioso.  En este caso encontré la receta en el blog Pepa Cooks, un nuevo descubrimiento, he echado un vistazo y hay verdaderas recetas interesantes. Lo curioso de esta versión es que no lleva carne, con lo cual supone un puntazo para aquellos que estamos disminuyendo nuestro consumo de carne.




Ingredientes:

-3 berenjenas pequeñas-medianas o bien 2  medianas-grandes
-8 champiñones (al gusto)
-2 tomates maduros (o un poco de salsa de tomate de la buena)
-1 cebolla mediana
-Queso rallado
-1 huevo
-Perejil
-Bechamel* (Tenerla preparada de antemano, abajo diré cómo se hace)

Al lío:

1) Lo primero es cortar en rodajas las berenjenas, ni muy gordas ni muy finas, y se deja reposar con sal para que vaya soltando el agua.

2) Mientras se van cortando la cebolla en cuadritos pequeño y se fríe a fuego medio bajo hasta que esté pocha, llegando a transparente, momento en que añadiremos al sartén los champiñones también picaditos. Salteamos unos minutos y añadimos el perejil picado y el tomate bien picadito, o bien se puede sustituir por una buena salsa de tomate. Se salpimenta y se deja reposar unos minutos.

3) Durante lo cual, vamos secando las rodajas de berenjenas con papel absorbente, presionando la rodaja con las manos, verás que suelta una barbaridad de agua.

4) Una vez secas las berenjenas, las freímos con un poco de aceite, te darás cuenta que la berenjena es una ambiciosa aceitil. porque siempre quiere más y más aceite! Por lo que una vez fritas, las pasamos nuevamente por papel absorbente.

5) En una fuente para horno, ponemos una capa de berenjenas, otra de la fritura (cebolla, champis, etc) y encima bechamel bien repartida con un poco de queso rallado, y se hacen tantas capas como den, en mi caso hice dos capas de cada porque mi fuente era grandita.

6) Por último, añadí bastante queso rallado (según gustos) para gratirnarlo en el horno, unos 10 minutillos a 180º , depende de cada horno el tiempo.

Mi madre pensó que se estaba comiendo una especie de lasagna de carne, con lo cual, si tienen algún conocido que se niegue a comer algo que no sea  carne le meterás champis por liebre.

En cuanto a la bechamel, necesitarás:

-Una cucharada grande de mantequilla (o margarina)
-Una cucharada de aceite de oliva
-1/2 l. de leche caliente
-4 o 5 cucharadas de harina
-Nues moscada
-Una pizca de sal

1)Se derrite en una sartén la mantequilla mezclada con el aceite.
2)Se añade la harina y se remueve hasta que esté todo bien mezclado y coja un color dorado, pero no dejes que se queme. Es importante tener cuidado para que la harina no se quede cruda o bien se queme, así que ojico.
3)Una vez mezclado todo, se añade poco a poco la leche caliente y se va removiendo bien.
4) Una vez que esté todo mezclado se añade la nuez moscada

*Yo lo hago un poco a ojo, si veo que está muy espesa pues voy añadiendo más leche caliente, o bien si se queda muy líquida añado un poco de harina, aunque así se quedará un poco cruda, lo que comentaba antes.

¿Sólo queda un ñaaaaam!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta lo que quieras ! ♥ Tú me das vidilla ♥

Seguir es muy bonito