viernes, 17 de octubre de 2014

Cómo cocer garbanzos y trucos para reducir los gases

Foto vista Blacks going Vegan


En la siguiente entrada les explico cómo cuezo los garbanzos, con pequeño trucos que nos harán disfrutar del auténtico sabor de ellos (y no la cosa esa que viene en bote), mientras obtenemos proteínas sanas y reducimos los molestos gases que puedan producir. 

Y sí, he dicho GASES. No te rías porque todo el mundo los tiene, es algo muy humano, y quien diga lo contrario miente o bien es un fantasma al más puro estilo Bruce Willis. En caso de que seas de las personas que dicen "yo nunca me he tirado un peo", intenta recordar la última vez que te tocaron o hablaron mirándote a la cara, ¡Bruce Willis!.


¿QUÉ BENEFICIOS TIENE COMER GARBANZOS? 

Los nutricionistas en general (no hablo de los vegetarianos) recomiendan reducir la ingesta de carne (pues al contrario de lo que se piensa, se abusa de ella lo que puede producir problemas de obesidad o cardíacos, entre otros) y aumentar el consumo de legumbres. He leído que se recomienda comer por los menos tres veces a la semana legumbres, si eres vegetariano no puedes saltártelo.

¿Por qué? Porque éstos proporcionan grosso modo proteínas, hidratos de carbonos y grasas saludables (como la omega 6), entre otras propiedades. En resumen los garbanzos son buenos para:

  • Controlar el colesterol y los trigliceridos, gracias a la lecitina.
  • Ayuda a prevenir o tratar ciertas enfermedades del higado, debido a la colina.
  • Ayuda a tener una buena salud del corazón y las arterias, gracias a la fibra.
  • Evita el estreñimiento, también gracias a la fibra.
  • Proporciona energía, gracias a las proteínas y a los hidratos de carbono.


¿Y QUÉ INCONVENIENTES TIENEN?

El inconveniente ya lo sabemos. Algunas legumbres son más pesadas que otras y también depende de la estómago del persona.

¿Te ha pasado que comes un plato de legumbres y al rato sientes que te has tragado al mismísimo volcán Etna? Vale, a continuación te digo unos pequeños trucos para que eso no ocurra. Las legumbres son ultra necesarias, por favor, no dejes de comerlas ya que te hacen mucho bien.

Entiendo que algunas personas sientan antipatía u odio por ellas. Es un tema delicado, ya que se han roto muchos matrimonios como consecuencia de meteorismos nocturnos, así que lee las siguientes pautas y salva tu matrimonio, familia, vida...



¿CÓMO CUEZO LOS GARBANZOS? 
(APLICABLE A LAS LEGUMBRES EN GENERAL )
  1. Lo primero, los pongo en un colador grande y los lavo bajo el chorro de agua (sé que vienen lavadas, pero así me termino de asegurar y si veo algún garbanzo feo o verde lo retiro). Luego los dejo en remojo con abundante agua (ya que se agrandarán) desde por la tarde hasta el día siguiente dentro de la nevera. Con ello intento que no fermente.
  2. * Hay quiénes tras escurrir el agua del remojo, pela los garbanzos. Es un trabajo laborioso pero sí que es verdad que con ello retiras las sustancias que provocan gases. Hay personas que han desarrollado tanta paciencia que se han ganado un trayecto directo y una entrada al cielo
  3. Cuando los escurro los lavo un poco en el colador grande. Caliento abundante agua y cuando rompa a hervir meto los garbanzos y los dejo al fuego mega alto durante 10 minutos. Ello provoca que salga una espuma, la cual retiro con la ayuda de una cuchara (de madera).
  4. Pasados los 10 minutos, lo pongo a fuego bajo y añado laurel, comino, semillas de hinojo, perejil, cilantro y/o anís. Puedes echar cuanto te apetezca, se trata de añadir alimentos que ayudan a hacer más digestivos los garbanzos ( las legumbres en general). Lo dejo durante unos 50 -60 minutos o hasta que estén  blandos pero no pasados de tiempo. 
  5. No obstante, cuando quedan 10 minutos de cocción añado la sal. Se añade al final, pues si se echa al principio, hacen que se endurezcan los garbanzos y tarden bastante más en cocerse.

Y ya. Les recomiendo que los hagan. Como requiere de tiempo, les propongo que hagan bastante cantidad un domingo (pon tú), apartas un poco para el domingo o el lunes para la receta que quieras, y el resto lo congelas si quieres en varios tupper para así sacar cuando quieras. 

Buena fin de semana y no te olvides de:

  • Comentar lo que te apetezca
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales (no cuesta nada :)


No hay nada más bonito y tranquilizador que ser tú mismo.





Image and video hosting by TinyPic

lunes, 13 de octubre de 2014

Chips de berenjena con miel de palma



Siempre estamos buscando recetas fáciles  y sobre todo rápidas ¿verdad?. Pues aquí un claro ejemplo de receta rápida, fácil, vegana y gustosa. Un plato que se puede preparar como guarnición,  tapa original, tentempié... en fin puedes hacerlo para lo que quieras.

Cada vez es más usual ver berenjenas con miel en los restaurantes, si bien, no hace falta salir fuera para degustar este manjar, fácil y encima barato.  

Por otro lado, a pesar de denominarse miel de palma, éste sigue siendo un plato vegano ya que se trata realmente del sirope o savia obtenida de la palmera canaria. Es característico de la isla de la Gomera, y se obtiene como resultado de reducir esa savia (denominada guarapo) hasta convertirla en esa especie de miel.

Además, posee más calcio, cobre, hierro, fósforo, magnesio, potasio, sodio y cinc que la propia miel, así que es interesante tener en casa un bote de miel de palma para endulzar de manera sana nuestros postres, yogur, frutos secos, infusiones...nuestra vida.


Tiempo: unos 20 minutos
Coste: poco
Dificultad: paciencia cortando la berenjena

Ingredientes:

- Una berenjena (intentando que se recta)
- Aceite de oliva
- Miel de palma
- Sal y pimienta

1) Cortamos finamente la berenjena, con mandolina se podrá hacer más fino, pero si no, con cuchillo y paciencia. Ponemos las rodajas en un bol amplio con agua y sal y dejamos reposar unos 10-15 minutos. Esto se hace para que vaya perdiendo el amargor.

2) Una vez lista, las sacamos del agua y las secamos con un paño limpio o papel de cocina. Hay que intentar quitarle la humedad.

3) Momento de freír: con el aceite bien caliente vamos echando las rodajas una a una (mejor no saturar la sarten), estando atenta porque se hacen muy rápido. Cuando las saquemos las ponemos en un plato con papel absorbente. Las cambiamos a un bol y rematamos con la miel de palma por encima, sal y pimienta.

Buena entrada de semana, no te olvides de:

  • Hoy es #LunesSinCarne
  • Comentar lo que te apetezca
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales (no cuesta nada :)


"El sistema te petó en la cara, justo cuando tú ingresabas"


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 10 de octubre de 2014

Gazpacho de tunos (de higo pico, higo chumbo)


Aquí sigue haciendo algo de calor, y por tanto, una se debe refrescar con un plato frío, rico y completo como este gazpacho de tunos completamente vegano. Se hace en un momento y es más que fácil de hacer. Además de original, pues yo no había usado nunca el tuno para cocinar un primer plato.


En Gran Canaria se le llama tuno al fruto de la tunera (de la familia de los cactus), si bien, en otros sitios como en Tenerife se le llama higo pico, en la península higo chumbo, higo de tuna, y un largo etc. Aquí es tuno de toda la vida.



Yo creo que debe de ser la temporada porque estoy viendo en  las fruterías muchos tunos. Si bien, nuestra tierra se caracteriza por haber gran cantidad de tuneras por doquier, cuyos frutos al no ser recolectados terminan pudriéndose. Ya verán, algún día me equiparé con unos buenos guantes, alguna pinza, una bolsa chachi y me iré a cazar tunos por las montañas. Y no pararé hasta que me llamen la CazaTunos o la Niña Tuno (aún estoy pensando qué nombre tiene más tirón).






El caso es que es una fruta muy beneficiosa para nuestros lindos cuerpos, según leo en Botanical y en Nutrición y Alimentación:


  1. Excelente fuente de antioxidantes, como la vitamina C, betacaronteno y tocoferol, eliminando los radicales libres de nuestro cuerpo.
  2. Tiene un contenido equilibrado de azúcares: fructosa, sacarosa, galactosa y glucosa, lo que lo hace apropiada para combatir las fatigas y ser de fácil digestión.
  3. Por lo visto, estudios han demostrado que tiene efecto hipoglucemientas, lo que lo hace beneficioso para regular el azúcar en sangre de aquellas personas que padecen diabetes tipo II.
  4. Aporta flavonoides, siendo adecuado para una correcta salud del corazón y de las arterias.
  5. Al ser bajo en grasas es ideal para personas con problemas de higado y que quieran adelgazar, ya que ayuda a eliminar toxinas.
  6. Elimina la acidez estomacal.
     *A pesar de que he leido que previene el estreñimiento, por su parte también he leido que                precisamente sus pepitas lo provocan. ¿Quién sabe de esto y me puede confirmar?



Esta receta la he sacado de un libro que se llama Canaritapa, del chef Rogelio Quintero. La cosa fue que hace como 4 o 5 años vi este libro en la biblioteca y me maravilló. 

Tiene unas recetas la mar de originales, mezclando productos y recetas típicas canarios, con la cocina innovadora. Además sus fotos son una delicia, te hace salivar nada más ver el plato (la bibliotecaria me miró mal al ver el libro todo babeado).

 Hace unas semanas volví a verlo en una bilioteca que tengo cerca de casa y no me pude resistir a volver a sacarlo. Sin embargo, tuve que devolverlo antes de apuntar los ingredientes y el procedimiento exacto, así que con lo que recordaba hice la receta. No quedó nada mal asunto.






Tiempo: 15- 20 minutos + unas horas en la nevera
Coste: ¡poquísimo!
Dificultad: si te pones guantes, estaremos a salvo.

Ingredientes:
- 4 tomates maduros
- 300 gr de tunos (usé los amarillos)
- Un trozo de pimiento rojo
- Un vaso de agua
- 3 cuchardas de aceite de oliva
- 1 ajo pequeño (sin el germen)
- 1 de vinagre
- Sal y pimienta

*Antes de pelar los tunos, los dejamos en remojo un rato para que vaya soltando las púas sueltas. Quitamos el agua, y con unos guantes (pueden ser los tipicos de cocina o de latex) vamos pelándolos.

1) Batimos bien los tomates con los tunos pelados y el pimiento hasta obtener una mezcla homogenea. Yo lo colé para quitar las pepitas del tomate  y de los tunos. Luego le añadí el ajo y el resto de ingredientes y batí un poco.

2) Metemos en la nevera durante unas horas y listo para servir bien fresco.




Este grupo lo he repetido mil veces ya en el blog. Pero es que es tan maravilloso que me tiene chiflada de fanatismo. 









Image and video hosting by TinyPic

lunes, 6 de octubre de 2014

Ropavieja canaria vegana

Ropavieja canaria vegana

Me atrevería a afirmar que a casi todas las personas canarias le gusta la ropavieja, la cual se trata de un plato super completo, gustoso y tradicional. A mi personalmente me gustaba mucho, y claro, una vez dado el paso vegano tuve que suprimirlo pues contiene bastante carne.

Sin embargo, mi suerte cambió cuando descubrimos la soja texturizada en cuadritos. Ya les comenté qué era esa soja y los diferentes tamaños. Con éste en concreto se puede hacer aquellas recetas que requieran carne en cuadritos, como ésta que les traigo hoy.

Así, disfrutamos de un plato típico canario sin que haga falta matar a nadie. Todos contentos y feliz.

Además, toca otro #LunesSinCarne. Si me estás leyendo por primer vez debes saber que:

"Lunes Sin Carne es una campaña internacional que alienta a las personas a no comer carne los lunes para mejorar su salud y ayudar al planeta.

Miles de ciudadanos de todo el mundo se han sumado a los Lunes Sin Carne desde el año 2003, y actualmente todas las escuelas públicas de Los Angeles (EE.UU.) y el estado de Sao Paulo (Brasil) adhieren a la campaña. Además, grandes personalidades como Paul McCartney, Al Gore y Gwyneth Paltrow apoyan públicamente esta iniciativa.

Lunes Sin Carne es una campaña sin fines de lucro en la que cualquier persona puede participar: sólo debes eliminar todo tipo de carne de tu plato un día a la semana."

He copiado una pequeña descripción desde su página web, te recomiendo que te des un salto y eches un vistazo.




Por otro lado, al ser un plato que requiere algo de tiempo y dedicación (pues para mi los garbanzos han de ser siempre guisados en casa, desterrando los de bote con su baba y su casi no sabor), en las casas canarias ha pasado a ser, en muchos casos, un plato de festivos o de fin de semana. Eso viene bien porque, además se trata de una receta de un alto nivel calórico, de ahí que se recomiende comer muy de vez en cuando.

En cuanto a la receta en sí, en cada casa se come de una manera distinta, con lo cual no existe La Receta Definitiva de Ropavieja. Así que les diré cómo la hace mi Madre, pero en versión vegana, claro.

Ropavieja canaria vegana


Ingredientes:

- 200 gr de garbanzos cocidos
- 3 papas
- 100 gr de soja texturizada en cuadritos
- 1 cebolla
- 1 zanahoria mediana
- 150 gr de habichuelas (judias verdes)
- Medio pimiento rojo
- Una cucharadita de tomillo seco
- Medio vaso de vino blanco
- Media pastilla de caldo de verduras
- 5 dientes de ajo
- 2 clavos de olor
- Pimienta negra
- Una pizca de cúrcuma y otra de pimentón dulce
*Un cucharón de caldo (en concreto, un poco del agua de los garbanzos y otro poco de la de guisar la zanahoria y las habichuelas)


1) Lo primero es cocer los garbanzos (lo aconsejo, pues saben más que si lo compras de tarro). Mientras se están haciendo, ponemos a guisar las habichuelas (judías verdes) y la zanahoria cortadas en cuadritos con una pizca de sal, hasta que estén tiernas.

2) Pelamos y cortamos en cuadritos las papas y freímos. Cuando estén hechas las metemos en un caldero grande, pues ahí irán el resto de los ingredientes.

3) Cortamos la cebolla y el pimiento en cuadritos pequeño y pochamos con un poco de aceite en un sartén grande. Cuando estén añadimos al caldero.

4) Metemos la soja que previamente habremos hidratado con agua caliente hasta cubrirla. Dejamos reposar unos 15 minutos o hasta que estén perfectamente hidratada, momento en el que la metemos (sin agua) en el caldero.

5) Cuando los garbanzos estén hechos los salteamos por la sartén donde hemos frito la cebolla y el pimiento, y los doramos un poco. Cuando estén metemos en el caldero.

6) En un mortero hacemos el majao: metemos los ajos, el clavo, una cucharadita de sal, una pizca de cúrcuma, la pastilla de caldo, pimienta negra y tomillo. Majamos bien hasta obtener una pasta, entonces metemos medio vaso de vino blanco y mezclamos dentro del mortero.

7) Esta salsa la metemos en el caldero, junto con un cucharón de caldo, mezclamos con cuidado para que no se deshaga todo y dejamos a fuego  medio durante  5 -10 minutos.


Disfrutamos con un buen trozo de pan y buena compañía.




A veces, escucho un disco para cocinar y ése forma a ser El Disco durante una temporada. En este caso el elegido ha sido Stevie Wonder, me encanta su voz.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 3 de octubre de 2014

Brownie vegano fácil en 40 minutos


Con esa receta vegana de brownie he querido endulzar de manera fácil y rápida la vida. Es rápida porque se trata de mezclar unos cuantos ingredientes, meterlos en un molde y hornear.

Además es algo más sana que las recetas que podemos ver porque he usado ingredientes <<alternativos>> que deberían ser prioritarios, como azúcar moreno o harina integral.

Sin embargo, me estoy pasando con la asiduidad con la que hago esta receta, ya que llevé un brownie un fin de semana que nos quedamos en la casa de campo de una buena amiga, también cuando fui a casa de mis abuel@s (mi abuela dice que el sabor le recuerda a la morcilla, en fin) y ahora por el último para mi Madre, mi hermana y para mí, porque sí.


Cambiando de tema momentaneamente, me he tomado el mes de octubre como un inicio del curso escolar bloguil, no sé... algo así como el inicio del ejercicio bloguero. ¿Por qué? Los que me leyeron el otro día por el facebook del blog, saben que llevaba unos días un poco desanimada, dándole vueltas a la cabeza sobre la falta de tiempo para pensar una receta, ir a comprar los ingredientes, cocinar, sacar fotos, editarlas, redactar la receta, publicarla, publicitarla. Ciertamente, quería dar lo mejor de mí en cuanto al blog, pero veía que la falta de tiempo me hacía ser negativa y no llegar hacer las cosas bien.

Tuve un diálogo conmigo misma, en plan : ¿verdaderamente quieres parar temporalmente de publicar?, ¿cuándo tendrás tiempo para volver a escribir?

Las respuestas que me vienieron fue: cuando algo te gusta, se saca tiempo de donde sea. Como dije en facebook, esto me gusta y lo que es más importante, me da vidilla. No sé, se trata de compartir algo tan apasionante como la cocina, ya que ésta no es sólo el proceso de elaboración del plato, es aportar amor y cariño a algo que ha salido de tus manos, y si encima lo compartes con alguien, esa experiencia se multiplica por mil millones más de sentimientos bonitos. Sinceramente, me encanta compartir con la gente que quiero, tanto en persona o como a través de este medio, lo que yo modestamente pueda aportar.


Considero que la cocina es un instrumento bonito no solo para nutrir nuestro cuerpo sino también nuestro espíritu.

El caso es que, ¡no! no quiero dejar de cocinar cosas interesantes (o por lo menos interesantes para mí) y dejar compartirlo con aquellos que me leen. Así que, organicé el mes de octubre para tener el planning de aquellas recetas que quería publicar. 

Por todo ello, considero el mes de octubre el inicio de mi periodo bloguil porque ha sido una revelación de mi misma por querer seguir, y proponerme que lo que hago intentar hacerlo lo mejor que pueda.

Y además porque mañana día 4, se cumplen 3 AÑOS  que empecé con el blog. ¿Te lo puedes creer? Yo de verdad que no me lo creo que haya pasado ya tanto tiempo.



Vamos al lío,

Tiempo: unos 40 minutos contando con el tiempo de horneado
Coste: poco
Dificultad: para expertos mezcladores de masa
Fuente: Dimensión Vegana <-- la Biblia Vegana


Ingredientes que usé:
- 2 tazas de harina integral
- 1 de chocolate en polvo amargo (aunque yo usé azcuarado, por eso añadí menos azúcar moreno)
- 1 cucharadita de bicarbonato (o dos de levadura química)
- Media taza de azúcar moreno ( o una entera si el cacao es amargo)
- 1/2 cucharadita de sal (usé sal rosa del Himalaya)
- 3/4 de aceite de girasol
- 1 taza de leche vegetal (usé de soja)
- 1 cucharada de esencia de vainilla
- 1 cucharadita de aroma de chocolate (súper opcional)
- 1 taza de nueces troceadas
- 1 taza de chocolate troceado o chips 

Para la crema de chocolate:
- Unas 6 onzas de chocolate para fundir
- Un chorrito de leche vegetal (usé de almendras)


1) Mezclamos todos los ingredientes secos tamizados en un bol grande (harina, cacao, levadura, sal y bicarbonato) y añadimos también el azúcar y la sal. En otro bol mezclamos bien todos los líquidos y se los añadimos al primer bol, mezclamos hasta obtener una masa homogénea con un precioso color chocolate.

2) Metemos la masa en una fuente apta para horno, y lo metemos en él, previamente calentado, con calor arriba y abajo a 175º durante unos 25-30 minutos. Yo cuando lleva 20 minutos, lo miro y pincho con un palillo, si sale limpio es que está listo.

3) Para la crema de chocolate, en un bol pequeño ponemos las onzas de chocolate con la leche, y lo ponemos dentro de un calentador con agua, para que se vaya derritiendo al baño maría, sin parar de remover . Con ello, conseguiremos que el chocolate no pierda brillo. También puedes meterlo en el micro durante unos 8-10 segundos, sacas y remueves, si ves que aún no está derretido vuelve a poner otros pocos segundos. Cuando esté, extendemos encima del brownie y ya lo tenemos.

 Para que puedas desmoldar sin problemas tienes dos opciones: engrasar previamente el molde con un poco de margarina vegana o bien usar papel de horno dentro del molde. Además, debemos dejar enfriar un poco antes de desmoldarlo.

Lo único que nos queda es cortar y disfrutar. Puedes acompañar con un helado vegano o nata montada vegana.



Esto es como un poco de alegría para tu cuerpo, ¿no?
Yo estoy escribiendo estas lineas mientras escucho esta canción, cuando son las 21:55 y tengo unas ganas de bailar que en cuanto pare de escribir, verás tú que los bailoteos míos van a desbancar a la mismísima Beyoncé.



Image and video hosting by TinyPic







¿qué pasa?