lunes, 15 de diciembre de 2014

Trufas de chocolate fáciles y crudiveganas sin azúcar

Trufas de chocolate fáciles y crudiveganas sin azúcar

Acabo de descubrir una receta salvavida para estas navidades. Son veganas, es decir, no se usa ningún alimento que proceda del animal, crudas y encima sin azúcar. Con lo cual son más sanas, naturales y ricas.


¿Por qué digo que es una receta salvavida? Pues porque a parte de ser más sana, como comenté, nos encontramos en una época en donde en vez de reinar la tranquilidad, paz y el buenrollismo (lo propio, vamos), reina la locura por las compras de los regalos, pensar en recetas, ir al supermercado, ver todo lleno de gente para arriba y apara abajo igual de loca que tú, gente que conduce de mal humor lo que provoca que las pitas no dejen de sonar (cosa peligrosa), excesos de comida y alcohol, reunirte con gente que a lo mejor no te apetece, hacer cosas que, a lo mejor, tampoco te apetece...en fin que parece que al final es un infierno vestido de colores vivos y villancicos.


PERO como dicen si quieres puedes. Y en mi caso, como comenté en el facebook del blog, QUIERO unas navidades tranquilas, bonitas, rodeada de mi gente a la que quiero muchísimo, intentado que sea lo más sana posible y no dejarme llevar por ese barullo infernal.

Sí, me gustaría hacer recetas diferentes y sanas, pero intentaré planificarme bien y no ir a los sitios concurridos en la medida en que pueda. Relax, peace and love my friend.

Después de todo este rollo, me refería a salvavidas porque el resultado son unas trufas ricas, rápidas y fáciles de hacer. Vale, tienes que esperar que repose en la nevera 30 minutos, pero a no ser que tengas que sujetar la nevera entre tus hombros, por lo general, es fácil de esperar y puedes aprovechar para hacer otra cosa.



Tiempo: 10-15 minutos + 30 minutos de reposo
Coste: poquito y quedarás como una Reina o Rey (lo siento si eres republican@ )
Dificultad: para todos los públicos. Yo creo que l@s niñ@s se lo pasarán genial si participan
Fuente: El blog Albahaca y Canela


Ingredientes para unas 20 trufas:

-150 g de dátiles sin hueso
- 15 ml de aceite suave
- 1 pizquita de sal
- 100 g de avellanas crudas (para la próxima yo añadiré mitad de avellas y mitad de almendras)
- 2-3 cucharadas de agua
- canela, vainilla, nuez moscada...
- 4 cucharadas de cacao puro
- cacao, coco rallado, nueces picadas, canela... para rebozar


Como dice ella en el blog de Alcahaca y Canela, se necesitará una picadora o procesador que triture bien, aunque igual se puede hacer mediante cuchillo, mortero y paciencia.

1) En el recipiente de la picadora metemos los dátiles troceados un poco y ponerlos. Luego añadimos el aceite, la sal, las avellanas, 2 cucharadas de agua, especias al gusto y cuatro cucharadas de cacao. Picamos unos segundos, removemos con una cuchara y volver a picar. Si vemos que está  muy seca la mezcla, añadimos otra cucharada de agua y volvemos a picar. Vamos viendo poco a poco si necesita más agua.

2) Como dice la autora del blog, <<se debe quedar una textura grumosa que al apretarla se vuelve compacta, ligeramente cremosa, maleable, húmeda pero no pegajosa en exceso>>. Ah, también es mejor probar para ver si nos gusta con más canela, chocolate o lo que nos pida el cuerpo.Dejamos reposar la masa en la nevera para que sea más fácil de manejar.

3) Pasado el tiempo de reposo, hacemos unas bolitas del tamaño que nos guste y rebozamos con los que queramos: coco rallado, chocolate, canela, nueces picadas o bien dejarlo tal cual.




Recomiendo no rebozarlas en exceso, como me pasó a mi, ya que si no dará mucho sabor, demasiado.


No te olvides, si quieres, de:

  • Comentar lo que te apetezca, eso me da vidilla.
  • Compartir con los tuyos si te hay gustado.
  • Seguirme en las redes sociales como facebook, instagram o twitter.
  • Y sí haces la receta me gustaría saberlo y que me mandaras una foto.

Ahora viene la música, <<la libertad se esconde en la música>> como dice Iván Ferreiro. 
Hablando de él, el otro día fui tuve la grandísima oportunidad de ir a un concierto suyo. Lo tenía pendiente desde hacía años.
Sé que hay cosas más importantes que un simple concierto, pero por fin se cumplió mi pequeño sueño.
Fue tan mágico e íntimo...
Fueron dos horas de concierto que parecieron minutos.
Su último disco no tiene desperdicio, pero encima tocó canciones míticas de él, así como versiones de otros grandes como 1999 de Love of Lesbian.
Así que no te extrañes si en las próximas entradas nada más que veas / oigas canciones de este genio.


Tendrás que hacerme tu baile especial






Image and video hosting by TinyPic

viernes, 28 de noviembre de 2014

Potaje vegano de berros y sus propiedades


Potaje vegano de berros y sus propiedades


Se trata de una receta de potaje totalmente vegano y súper fácil. En realidad, en Gran Canaria, o por lo menos en mi entorno he visto y he degustado diferentes potajes, siempre veganos, ya que no se usa nada que proceda del animal. Por lo tanto, es una receta canaria y vegana, que da vida, sana y económica.

En este caso, comparto con ustedes mi propia versión, que no es por que sea yo misma, pero me gusta mucho.

En algunas casas canarias, se suele echar gofio al potaje, se revuelve y se degusta tan ricamente. Lo que hace que el plato sea más completo y sustancioso.



En cuanto a las propidades de los berros, según leo en la web de En buenas Manos


  • Depurativo de la sangre: facilita la eliminación de los residuos ácidos del metabolismo, y además por su riqueza mineral, estimula la producción de hematíes (glóbulos rojos). Conviene a artríticos, gotosos, obesos, anémicos, y a quienes padecen de eccemas y erupciones de la piel debido a autointoxicación.
  • Tonificante: aumenta el apetito y la secreción de jugos digestivos. Es un tonificante general del organismo. Muy útil en caso de astenia (debilidad) y fatiga primaveral. Por su contenido en yodo se recomiendan los berros en caso de hipotiroidismo.
  • Expectorante: favorece la eliminación de mucosidad bronquial haciéndola más fluida.
  • Prevenir la aparición del cáncer: esta capacidad de los berros se debe a unas sustancias llamadas glucosinolatos que previenen el desarrollo de células cancerosas. Los glucosinolatos no son exclusivos de los berros sino que aparecen en otras plantas como las coles, el brocoli, las coles de Bruselas, los nabos, los rábanos y la mostaza, etc.
  • Tiene vitamina A en forma de betacarotenos, y vitamina C. Tiene además un elevado contenido en calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, fibra y ácido fólico.


Si a esto le sumas las propiedades de la super cúrcuma, es la repera.

Tiempo: como una hora
Coste: poquito
Dificultad:  ninguna

Ingredientes para 4-5 personas:

- Un buen manojo de berros
- Una cebolla pequeña
- Un trozo de puerro
- Dos tomates maduros
- 6 dientes de ajo
- Una zanahoria pequeña
- Un trozo de calabacín
- Un vaso de judías previamente guisadas
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal, pimienta y comino en grano
- Media cucharadita de cúrcuma
- Medio vaso de vino tinto de la tierra (opcional)
- Una cucharadita de semillas de hinojo (o de granos de comino y/o unas hojas de laurel)

Recomiendo hacerlo con tiempo y con fuego bajo porque así sabe mejor y me da a mi la sensación que se mantiene algo más los nutrientes.

Vamos al lío.

1) Cocemos las judías. Para ello, en un caldero pequeño metemos las judías (previamente puestas en remojo durante toda la noche) y agua que las cubra de dos a tres dedos por encima y las ponemos a fuego muy alto durante 10 minutos. Cuando veas que sale espuma la vas quitando con...una espumadera (para eso está y no lo sabía). Pasados esos minutos, bajamos el fuego a medio-bajo, añadimos aceite de oliva y una cucharadita de hinojo, y dejamos guisar durante nos 30 minutos. Pasados ese tiempo, probamos si están algo duras pero pasable, apagamos el fuego pues se terminarán de hacer con la cocción del potaje. En este caso no le añado sal, porque ya la aportará el potaje.

2) En un caldero grande añadimos un buen chorro de aceite de oliva, sin miedo, la cebolla, el puerro y dos dientes de ajo, todo bien picado. Sofreimos a fuego lento.

3) Mientras lavamos los tomates bien, los cortamos y los batimos hasta hacer un "zumo" de tomate. Cuando la verdura esté bien pochada y con color, añadimos el vino y removemos. Esperamos unos minutos hasta que se evapore el alcohol, colamos el zumo de tomate y lo añadimos al caldero. Removemos bien. Pasados unos 15 minutos, cuando veas que tiene pinta de salsa de tomate, será el momento de añadir las judias, la zanahoria y el calabacín picado en cuadritos y agua que lo cubra todo unos dos o tres dedos por encima.

3) Luego añadimos el majado de ajo, esto es, en un mortero majamos los cuatro dientes de ajo, con sal y los granos de comino. Todo bien bien, hasta hacer una pasta. Se lo añadimos, también la cúrcuma y una pizca de pimienta. Removemos, y lo dejamos a fuego medio-bajo durante unos 30 minutos.

4) Cuando ya esté, apagamos y apartamos del fogón. Es el momento de añadir los berros bien lavados y cortados chiquitito. Yo le añado también hasta las ramas.

5) Probamos de sal y rectificamos.


¿Por qué añado semillas de hinojo a las judías?
Porque éstas hace que las judías sean mejor digeridas y no matemos a nadie a peos'.

¿Dónde las compro?
Yo las compré en una tienda india, donde tienen todas las especias y cosas habidas y por haber.

¿Qué hago con el agua de la cocción de las judías?
¡No la tires!  Yo directamente se lo añado a la cocción del potaje, esto le dará más sabor y consistencia. Incluso con las semillas de hinojo.




Si tienes alguna pregunta ya sabes, no dudes en preguntar. Y no te olvides de:





  • Comentar lo que te apetezca
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales (no cuesta nada :)



  • Esta canción me relaja tanto...


    Image and video hosting by TinyPic

    jueves, 27 de noviembre de 2014

    Gran Recogida de Alimentos, 28 y 29 de noviembre





    Ayer estaba comprando en el supermercado y escuché a una señora que decía: ¡oh, es que somos pobres ayudando a pobres! Con cierto enfado.

    Es verdad, esta situación debería ser solventada por los poderes públicos pero por lo menos yo no puedo mirar para otro lado, como hacen ell@s.

    Por eso, les recuerdo que durante todo el día de mañana viernes 28 de noviembre y el sábado 29 se estarán RECOGIENDO ALIMENTOS no perecederos.

    L@s voluntari@s de los Bancos de Alimentos y demás entidades estarán en casi todos los supermercados de todo el país recogiendo comidita para las personas que lo necesiten, que no son pocas.

    Así que anímate a llevar un paquetito de lentejas, gofio, arroz, galletas, comida para bebé y/o lo que se te ocurra. Lo que tú puedas.

    Mi hermana y yo estaremos recogiendo comidita en el Spar de la Nueva Isleta (en Gran Canaria) mañana viernes por la mañana, por si te quieres dar un salto 

    Por favor, si puedes colaborar con algo te lo agradeceré muchísimo.



    Mil gracias.



    Image and video hosting by TinyPic

    lunes, 17 de noviembre de 2014

    Ensalada de col lombarda con mayonesa de berros

    Ensalada de col lombarda con mayonesa de berros


    Hoy les propongo hacer una ensalada super sencilla pero equilibrada, completa, vegana y sana.

    Vale, ya hace fresco pero está claro que debemos seguir comiendo alimentos crudos para adquirir totalmente los nutrientes. En este caso he acompañado esta ensalada con una mayonesa orignal, la publiqué el otro día.

    Las ensaladas son nuestras mejores aliadas, pues podemos hacer un único plato potente, completo, equilbrado y encima fácil, mezclando unas cuantas cosas y ya tenemos algo sanísimo y riquísimo.

    Tiempo: 10-15 minutos
    Coste: poco
    Dificultad: para buenas personas

    Ingredientes:

    - Un trozo de col lombarda
    - Una manzana verde
    - Una zanahoria pequeña
    - Un tomate hermoso
    - Unas pocas hojas de espinacas
    - Un trozo de puerro (opcional, al igual que la cebolla, puede repetir)
    - Pipas de girasol

    1) Yo usé una mandolina que tiene más años que yo para rallar la zanahoria y la manzana pelada...aunque la col también podía rallarla, preferí hacerlo con el cuchillo, con paciencia y finamente.

    2) Lavamos bien las espinacas y las cortamos en tiritas. Hacemos lo mismo con el tomate y el puerro, pero en este caso los cortamos en cuadritos.

    3) Metemos todo en un bol grande, añadimos las pipas de girasol y removemos bien. Podemos aliñarla con lo que queramos, en este caso quise acompañarla con un poco de mayonesa de berro.





    Ah, no te olvides, por favor, de: 


  • Comentar lo que te apetezca
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales (no cuesta nada :)


  • ¡Qué afortunada me siento! De vez en cuando me viene momentos de: tía, agradece todo lo que has vivido, lo bien que estás, la ausencia de problemas...¡eres una suertuda impresionante!.

    Así, agradezco haber tenido la posibilidad de haber vivido en tres ciudades diferentes (cuatro con mi querida Las Palmas de Gran Canaria, donde estoy ahora mismo), haber conocido a mucha gente, haber visto muchos sitios, tradiciones  y comidas diferentes...En fin, gracias vida.

    La siguiente canción me da muy buen rollo, la conocí gracias a una buena compañera de piso que tuve en Barcelona. Anna, de Lleida. Super buena persona y culta. A eso no la ganaba nadie. 



    Image and video hosting by TinyPic

    viernes, 14 de noviembre de 2014

    Mayonesa vegana de berros

    Mayonesa vegana de berros



    A continuación encontrarán una manera hiper sencilla de hacer tu propia mayonesa o también llamada veganesa (ya que no contiene nada que proceda de ningún animal). Es más sana, barata, original, buena y se hace en menos de 5 minutos.  La perfección hecha salsa.

    Ahora que se acercan las navidades puede ser interesante tener en cuenta esta receta para hacer algún entrante o para darle más vidilla a algún plato, como una ensalada de aguacate con mayonesa de berros, no sé, a mi me suena bien.

    Por su parte, evitaré hacer comentarios negativos sobre estas fechas. Todo el mundo sabe los contras de estas fiestas (no los nombraré), pero en mi mano está pasar por encima de eso y tomarmelo o bien como una etapa normal del año, o bien como algo bonito y una oportunidad para exprimir el lado positivo de cada época. Esto último haré yo, disfrutaré de la familia, de mi cumpleaños, de las comidas ricas, veganas y sanas que pienso hacer, del frescor que pueda haber y del ambiente diferente que se genera en las calles. Eso haré amig@s.

    Antes de empezar, aprovecho que creo que aún tengo tu atención para decirte que en la barra de la derecha, puedes suscribirte gratuitamente (obvio) para recibir mis recetas en tu correo. Así tu propio correo te avisa de las novedades al momento y lo lees cuando puedas.

    Vamos al lío que me lío.

    Tiempo: menos de 5 minutos
    Dificultad: simplemente confía en ti
    Coste: poquito


    Ingredientes:

    - 100 ml de leche de soja sin edulcorar
    - 200 ml de aceite de girasol (puede ser otra pero recomiendo que sea suave de sabor)
    - un manojo de berros limpios
    - sal 
    - un diente de ajo sin el germen, ¿recuerdas como se quitaba?
    - pimienta
    - unas gotas de limón o vinagre

    1) Metemos en el vaso de la batidora la leche con los berros y el diente de ajo, batimos bien hasta que se quede un bonito líquido verde.

    2) Luego añadimos el aceite. Esto es importante que te quede claro: empieza batiendo a la menor potencia sin mover la batidora, tan sólo bate, verás que se empieza a montar todo. Luego poco a poco empieza a subir y bajar de poquito a poquito. Cuando veas que esté todo ligado añade el limón, la sal y la pimienta y bate otro poco más.

    3) Ya lo tenemos, si bien, aunque pienses que está más líquido de lo que te gustaría, mételo en la nevera y espera.

    Et voilà!

    Mira, no te olvides, por favor, de:


  • Comentar lo que te apetezca
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales (no cuesta nada :)


  • Anoche tuve la oportunidad de ir a un concierto de este músico canario, Daniel Negrín. Gracias a mi querida Sandra, a la que admiro muchísimo todo sea dicho, pude disfrutar de esta experiencia tan única, tan bonita, tan agradable...que para el próximo concierto me llevo a toda mi familia a verlo. Lo tengo decidido. 
    Creo que es algo que tu cuerpo y todo tu ser agradece cuando sales del concierto. No sé explicarlo.






    Image and video hosting by TinyPic
    ¿qué pasa?