miércoles, 17 de septiembre de 2014

Mojo de mango, fácil y en menos de 5 minutos

Mojo de mango, fácil y en menos de 5 minutos


Esta es la receta de salsa 10 para unas papas arrugadas de guarnición o una tapa, para hacer bocadillos, sandwiches, para acompañar con carnes vegetales...para lo que se te ocurra. Está hiper buena y encima se hace en nada de tiempo.

Ya he dicho alguna vez que soy una apasionada de los mojos, podría alimentarme sólo con pan y mojo. Me parece un manjar de dioses mojar el pan en el mojo acompañado de una bebida fresquita. Es una delicia para el alma. 

Cuando termino de batir bien bien el mojo, como es normal, cojo una cucharita y pruebo. Pues bien, esa cucharadita me hizo saber que me había enamorado de ese sabor. A  los dioses pongo por testigos oculares, que se me erizaron todos los pelos de mi cuerpo.



Quería hacer esta receta desde hace varias semanas, cuando un mango me miró pícaramente desde el frutero y me susurró que quería que le hiciera cositas originales. Así que pensé en un mojo, ¿por qué no?.

Tiempo: menos 5 minutos
Coste: barato
Dificultad: para expertos en batidoras tropicales.

Ingredientes;

- Un mango mediano
- Medio vaso de aceite de girasol
- Un diente de ajo sin el germen (puedes poner más si te gusta más fuerte)
- Una cucharadita de comino entero 
- 2 cucharadas de vinagre de arroz (puedes usar el que quieras)
- Pizca de pimienta negra molida
- Una cucharadita de sal (yo añadí sal rosa del Himalaya)
- Media guindilla sin pepitas (opcional)

1) Añadimos todo en el vaso de la batidora: el mango pelado, el ajo sin el germen para que no repita, el comino majado, etc.

*Si vas a usar comino en polvo, añade una cucharada o dos pues aporta menos sabor y aroma si ya está majado de hace tiempo.
*El germen del ajo es esa especie de hebra que se ve cuando cortas el mismo de arriba a abajo. Se le quita para que repita menos.



Y eso es todo amigos. Me encanta esa mezcla ligeramente dulce con cierto picor de este mojo. Te insto a que lo hagas sin excusas, en serio que está para chuparse los dedos.


No te olvides de:
  • Comentar lo que te plazca
  • Compartir la receta con los tuyos (si es que haciendo la receta tu mism@ mejor que mejor)
  • Seguirme en las redes sociales (en Facebook e Instagram suelo compartir algunos trucos y fotos de platos hechos por ustedes)
  • Y si haces la receta SACA FOTO y envíamela para presumir de ti 



Hoy, una persona a la que admiro y estimo mucho me ha vuelto a hablar de este artistazo.
 Hacía años que no escuchaba esta canción. 
Así que esta receta y canción te la dedico.


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 8 de septiembre de 2014

Champiñones veganos rellenos de berenjena y soja texturizada



Champiñones veganos rellenos de berenjena y soja texturizada


A continuación les propongo una receta vegana y sencilla de comer champiñones. En serio, es super fácil, y encima con esta receta aportas a tu cuerpo proteínas (de la soja), mucha agua que tan bien hace en verano y es recomendable si quieres adelgazar (los champiñones contienen un 90 % de agua),  y minerales como potasio, fósforo, selenio, entre otras propiedades.

Con esta receta, me uno otra vez a los #LunesSinCarne, y si aún no sabes en qué consiste, copio y pego la descripción de su web en español:


"Lunes Sin Carne es una campaña internacional que alienta a las personas a no comer carne los lunes para mejorar su salud y ayudar al planeta.

Miles de ciudadanos de todo el mundo se han sumado a los Lunes Sin Carne desde el año 2003, y actualmente todas las escuelas públicas de Los Angeles (EE.UU.) y el estado de Sao Paulo (Brasil) adhieren a la campaña. Además, grandes personalidades como Paul McCartney, Al Gore y Gwyneth Paltrow apoyan públicamente esta iniciativa.

Lunes Sin Carne es una campaña sin fines de lucro en la que cualquier persona puede participar: sólo debes eliminar todo tipo de carne de tu plato un día a la semana."


En este caso, al ser una receta vegana, a la hora de gratinar los champiñones he sustituido el queso por levadura de cerveza, y realmente ha quedado buenísimo y algo crujiente.

Antes de empezar con la receta, me parece importante comentarles cómo lavo los champiñones, ya que ciertamente guardan bastante tierra:

  1. Lo primero que hago es cortarles la base (la cual vemos que está llena tierra).
  2. Luego los meto en un bol con bastante agua y las dejo unos minutos ahí para que la tierra se vaya aflojando
  3. Por último, los lavo un poco con las manos bajo el grifo para quitar los restos de tierra.

Para hacer esta receta, debemos comprar champiñones grandes, que nos permitan quitarles los tallos (esto se hace agarrando el tallo con una mano y la cabeza con la otra, y giramos un poco el tallo), quedando un hueco considerable en la cabeza digno del mejor relleno.



Tiempo: unos 30 minutos
Coste: bajo
Dificultad: nula

Ingredientes para 2 personas:

- De 6 a 8 champiñones grandes
- Medio vaso de soja texturizada
- Media berenjena o si es pequeña, una entera
- Una cebolla
- 1 diente de ajo
- Levadura de cerveza
- Pimienta
- Perejil fresco picado
- Un poco de vino tinto
- Otro poco de salsa de soja
- Aceite de oliva extra virgen


Vamos al lío,

1) Lo primerísimo es cortar en rodajas la berenjena y sumergirla en un bol con abundante agua y sal*. También es el momento de poner a lavar los champiñones. Luego cortamos el diente de ajo y la cebolla lo más chico que puedas y sofreímos todo con abundante aceite de oliva en una sartén amplía a fuego medio bajo. 

2) Cuando ya veas que la cebolla empiece a estar con color-pochada, sacamos la berenjena y dejamos que se escurra. A continuación, añadimos el medio vaso de soja texturizada y removemos bien bien. Cortamos la berenjena también lo más pequeña que puedas y se la añadimos a la sartén. Removemos y añadimos los tallos picados de los champiñones y la pimienta molida. Cuando se haya sofrito todo un poco, añadimos el chorro de vino y el de salsa de soja.

3) Mientras se sofríe todo, metemos en el horno las cabezas de los champiñones al horno durante unos 10 minutos a 180º, calor arriba y abajo.

4) Cuanto esté sofrito, apagamos el fuego y añadimos el perejil picado, mezclamos bien y comenzamos a rellenar los champiñones con cuidado de no quemarnos. Por último, añadimos levadura por encima y metemos en el horno para gratinar unos pocos minutos (cuando veas que ya ha cogido color la levadura).

Emplatamos y disfrutamos.



*Con ello, quitamos el amargor característico de la berenjena y además, ayudará a que no chupe el aceite de la sartén. La egoísta.
*No añadí más sal porque la salsa de soja ya aportaba lo necesario para mi gusto. Sin embargo, antes de rellenar los champiñones puedes probar para corregir la sal.

Como ya he comentado es una idea que te propongo, pero puedes variarla con lo que tengas en la nevera o más te apetezca. La cocina es así de bonita. Está todo y nada escrito.


No te olvides de:

  • Comentar lo que quieras.
  • Seguirme en las redes sociales (arriba a la derecha te lleva directamente a ellas).
  • Compartir con los tuyos. 


Me encanta este grupo.
Vamos a caminar por nuestro camino, que bien caminado estará.


Image and video hosting by TinyPic

viernes, 5 de septiembre de 2014

Sopa de zanahoria fría, vegana y fácil

Sopa de zanahoria fría, vegana y fácil


Con estos calores mortales el cuerpo te reclama que lo nutras de manera fresca y, sobre todo, que no pases tiempo ni sudores en la cocina. Por ello,  a continuación les propongo una forma de consumir una sopa de zanahorias fría sin renunciar al frescor que tanto pide este septiembre tan caluroso. Todo ello, de forma vegana, es decir, sin añadir ningún ingrediente de procedencia animal.

Muchas veces he dicho que es necesario consumir mucho plato de cuchara, como lo denomina mi Madre, pero al ser verano obviamente tendemos a platos más frescos. Normal. No obstante, tenemos sopas frías la mar de refrescantes y nutritivas, como la de hoy,  mi amado salmorejo, sopa de melón con aguacate aliñado y puerro frito, sopa de pepino y aguacate o bien un completo gazpacho.

Posibilidades existen, sólo tienes que ponerte manos a la obra, refrescar y disfrutar.

Para la receta puedes añadir agua muy muy fría, o bien agua del tiempo pero luego meterlo en la nevera para que todo se enfríe. Como todas las recetas, ésta y todas las que están en el blog están para que las cambies a tu gusto o por lo que tengas en la nevera. Tan sólo se trata de aportar ideas (en mi caso la cogí de El Delantal Verde y luego la varíe un poco con lo que tenía).

Tiempo: 10 minutos + más un hora en la nevera (mínimo)
Coste: poquitito
Dificultad: para batidoras adultas
Fuente: es una receta que he visto en el blog El Delantal Verde, no está activo (una pena) pero sigue teniendo unas buenísimas recetas.

Ingredientes para 2-3 personas:
- 3-4 zanahorias grandes
- Un diente de ajo (sin el germén, es decir el trozo de dentro)
- 1/2 pimiento verde
- Una cucharadita de jengribre
- Una pizca de pimienta molida
- Sal
- Una cucharadita de comino molido
- Una cucharadita de aceite de oliva
- Una cucharadita de aceite de sésamo (opicional)
- Orégano
- Una rama de apio (opcional)

1) Pelamos la zanahoria, las troceamos, metemos todo en el vaso de la batidora. Añadimos agua en función de la textura que queramos.

* Dependerá del tipo de batidora para que la sopa salga fina o no.

No te olvides de:

  • Comentar lo que quieras.
  • Seguirme en las redes sociales (arriba a la derecha te lleva directamente a ellas).
  • Compartir con los tuyos. 


Se me ponen los pelos de punta con esta canción. El artista canario Yeray Rodríguez dice verdades como puños.

Pasará a ser mi himno.



Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 27 de agosto de 2014

Ensaladilla rusa vegana fácil, que entra por los ojos y por la boca

Ensaladilla rusa vegana fácil, que entra por los ojos y por la boca

Sí, es una ensaladilla rusa rosa. Pero a parte de ser llamativa visualmente, se trata de una receta vegana fácil increíblemente buena. Tengo el mmMMmMm de mi Madre, con eso te digo todo.

La ensaladilla es un clásico veraniego donde los haya, aunque en mi casa, en Gran Canaria, se come cualquier día del año. Como últimamente hace bastante calor, este plato entra sólo. En mi caso, hice la ensaladilla por la mañana temprano, la metí en la nevera y me puse a hacer mis cosas (toda importante yo). Es recomendable guardarla en la nevera varias horas, incluso de un día para otro puede estar más buena, con más sabor.


Personalmente, ésta era la tercera vez que hacía la ensaladilla rusa:

  1.  La primera vez (que no era vegana) me salió buena, gustosa... si bien le faltaba ese toque que sólo sabes darlo cuando tienes hijos que alimentar (Mamma's touch).
  2. La segunda me salió horrosamente rara, ya que hice la veganesa (mayonesa vegana) con leche de soja azucarada (la compré así). Tenía un sabor desagradable hasta para mí, que aguanto muchas cosas sanas-con-sabores-extraños. 
  3. Con esta tercera creo que he vencido nuevamente, con el sabor y porqué no, con el color.



L@s que me conocen saben que me gusta darle un color galáctico a las comidas, y para ejemplo las croquetas de remolacha. Si bien en este caso, esta receta la he hecho gracias al blog Danza de Fogones. Recomiendo 100% echar un vistazo al blog, tiene unas recetas veganas, sencillas, originales y unas fotos envidiables (reconozco que yo les tengo mucha envidia insana).




En cuanto a la receta en sí, he usado el mismo procedimiento que Danza de Fogones pero he añadido más ingredientes.

El ingrediente estrella que le da ese color tan bonito es la remolacha, y debemos saber que:


  • Al ser rico en flavonoides, es un potente anticancerígeno.
  • Rico en hierro, siendo importante para las mujeres embarazadas o durante la menstruación. También en caso de anemia. Por otro lado, la falta de hierro puede provocar la pérdida del cabello.
  • Gracias al ácido fólico (vitamina B9) es un potente anti-envejecimiento o rejuvenecedora. Evita padecer problemas de corazón y además ayuda a la creación de la metionina, lo cual ayuda a la salud del cabello, piel y uñas. Si bien, es necesario comerla en crudo para que se mantenga el ácido fólico.
  • Ayuda a la producción de la hormona dopamina , lo cual evita el malhumor o síntomas depresivos.
  • Rica en fibras, lo cual ayuda a limpiar el intestino y evitar el estriñimiento. Advertencia: no se recomienda para personas con estómagos delicados o que padezcan de acidez.
  • Al ser alcalinizante, depura la sangre, por lo que ayuda a la labor del hígado. Si tienes problemas de hígado te irá bien.
  • Está recomendado para las personas con problemas de peso o que retengan líquidos.
  • Elimina toxinas y estimula el cerebro, por lo que es ideal para evitar el envejecimiento precoz y tener una buena salud mental.
  • Rico en hidratos de carbono, siendo adecuado para deportistas, pues es un alimento energético de fácil asimilación.


Tiempo: preparación una hora aprox. + unas horas en la nevera de reposo
Coste: poco (incluso podría ser una receta limpia neveras)
Dificultad: la veganesa puede tener su aquel, pero por el resto hasta Rajoy puede


Ingredientes para 3-4 personas:

- Dos papas grandes
- 1 zanahoria grande
- 1 remolacha mediana
- 1 cebolla pequeña picada
- Una vaso de aceitunas (laminadas) 
- Un trozo de pimiento de piquillo
- Guisantes (un puñadito)
- Perejil picado (fresco)
- Sal, pizca de pimienta



1) Ponemos a calentar en un caldero amplio agua y cuando rompa a hervir añadimos sal al gusto, las zanahorias y las papas sin pelar durante 20 ò 25 minutos. Pasados los primeros 20 minutos podemos pinchar las zanahorias y las papas con un tenedor y si están tiernas las sacamos, si no las dejamos el tiempo que sea necesario.

*Si las papas están listas antes que las zanahorias, las sacamos y dejamos que las zanahorias sigan cociéndose el tiempo que les haga falta.

2) Cuando todo esté cocido, lo dejamos enfriar un poco para no quemarnos y las pelamos, las troceamos un poco y las aplastamos con un tenedor. Según Danza de Fogones es mejor hacer este paso en caliente porque es más fácil.

3) En cuanto a la remolacha, he usado fresca, la he troceado (sin pelarla) y la he hecho al vapor sin sal durante 25- 30 minutos. Cuando la remolacha se enfrió un poco la pelé y corté en dados pequeños.

4) Por último, añadimos todos los ingredientes en un bol grande, incluida la veganesa y mezclamos bien. Dejamos enfriar durante dos horas mínimo en la nevera. 

*Si cuando vayamos a servirla vemos que se ha quedado un poco seca, añadimos más veganesa.

Y eso es todo amig@s. Como pueden ver se trata de una receta vegana fácil y sobre todo, buena y que alimenta por los ojos y por la boca.

No te olvides:

  • Comentar
  • Compartir con los tuyos ésta o cualquier receta
  • Seguirme en las redes sociales
  • Suscribirte para que seas el primero en recibir en tu correo las recetas
  • Y si haces la receta, ¡manda foto!


Este canción es sinónimo de: Mi verano 2009. En realidad me lo pasé escuchando su disco enterito todo ese tiempo y más. Iba a decir que es puro oro, pero como la vida es más valiosa que el oro, este disco es pura vida. 

Por lo visto, el cantante es inglés de ascendencia española. Dato gratuito.




Image and video hosting by TinyPic

lunes, 25 de agosto de 2014

Falafel fáciles de lentejas, fuente de proteína vegetal



Falafel fáciles de lentejas, fuente de proteína vegetal


Hoy les propongo una alternativa de falafel a base de lentejas, lo que nos proporciona proteínas y hierro de una vez. Con esta receta, me uno otra vez a los #LunesSinCarne, y si aún no sabes en qué consiste, copio y pego la descripción de su web en español:



"Lunes Sin Carne es una campaña internacional que alienta a las personas a no comer carne los lunes para mejorar su salud y ayudar al planeta.


Miles de ciudadanos de todo el mundo se han sumado a los Lunes Sin Carne desde el año 2003, y actualmente todas las escuelas públicas de Los Angeles (EE.UU.) y el estado de Sao Paulo (Brasil) adhieren a la campaña. Además, grandes personalidades como Paul McCartney, Al Gore y Gwyneth Paltrow apoyan públicamente esta iniciativa.


Lunes Sin Carne es una campaña sin fines de lucro en la que cualquier persona puede participar: sólo debes eliminar todo tipo de carne de tu plato un día a la semana."



Los falafel son una especie de croquetas orientales, que están hechas de garbanzos o habas y que se mezclan con hierbas y especias, quedando un resultado curioso y bueno. Hace exactamente un año, publicaba la receta original de falafel de garbanzos, ahora la he cambiado haciéndolas de lentejas.


Por las propiedades de las legumbres, es importante que las tomemos dos o tres veces a la semana, tanto para los vegetarianos, como para los omnívoros. Recomiendo leer el programa CINDY, elaborado por expertos nutricionistas de la Organización Mundial de la Salud. Se trata de una guía dietética para llevar una vida sana, en donde te aconseja sobre hábitos saludables alimenticios y la inclusión de la actividad física. En la página 4 y 5 puedes ver los 12 pasos a seguir para una alimentación sana. Me gustaría resaltar el paso número 1 y 6 (¡aunque lee los 12!):

<<1. Siga un régimen alimentario nutritivo basado en una variedad de alimentos de origen principalmente vegetal, a diferencia de animal.

(...)

6. Reemplace las carnes grasas y sus productos derivados por frijoles, leguminosas, lentejas, pescados, aves de corral o carne magra.>>



Tiempo: remojo durante toda la noche + 20 minutos preparación + 1 hora de reposo
Coste: poquísimo
Dificultad: híper fácil

Ingredientes:

- 250 gr. de lentejas
- un gran manojo de cilantro
- otro manojo de perejil
- 1 cucharada de comino recién molido (si lo compras en polvo añade otra más)
- 1 ajo
- Pimienta
- Un pelín de pimentón picante
- Sal

1) Lavamos bien las lentejas (en principio vienen limpias, pero siempre puede quedar algo de tierra), escurrimos y ponemos en remojo durante toda la noche (ten en cuenta que la lenteja se agranda y hará falta más agua).

2) Al día siguiente, escurrimos bien las lentejas y las ponemos en un bol amplio. Separamos un pequeño montoncito de lentejas. En el bol añadimos el resto de los ingredientes: las lentejas, el ajo, las hierbas bien picadas, las especias y la sal, y batimos todo bien hasta obtener una masa. A continuación, mezclamos con una cuchara el pequeño montóncito de lentejas con la masa. Tapamos el bol y metemos en la nevera durante una hora para que se vayan mezclando los sabores.

3) Pasada la hora, con las manos mojadas vamos haciendo bolas (o las formas que queramos) de masa y metiéndotelas en una sartén con abundante aceite bien caliente. Damos las vuelta cuando esté dorada por fuera. Sacamos y ponemos sobre papel absorbente.

Emplatamos y listo para comer.

En casa, comimos los falafel de lentejas acompañados con una rica y nutritiva ensalada hecha por mi hermana preferida (la única que tengo, pero shhh). La verdad que la combinación quedó requetebuena, ya que los falafel son contundentes, por lo que el acompañamiento debía ser ligero y lleno de "agua". ¡Ole mi hermana!




Si te ha gustado no te olvides de:
  • Comentarlo que guste.
  • Compartir con los tuyos
  • Seguirme en las redes sociales.
  • Y por qué no, si llegas a hacer la receta me gustaría que me mandaras una foto de tu delicia.

Image and video hosting by TinyPic
¿qué pasa?